Las contraetiquetas de algunos vinos alemanes llevan inscritas la palabra Zentralkellerei. El término se traduce como Bodega Central y hace referencia a una cooperativa grande que agrupa a otras más pequeñas.

Puede tener de 4.000 a 5.000 miembros o socios y producen sus propias marcas de vinos.