En España está prohibido el empleo de recipientes de madera de roble. Se pretende mantener al margen al consumidor de esta práctica enológica, poco utilizada en España y aprobada en la Unión Europea, que consiste en añadir trozos de madera de roble en el proceso de envejecimiento del vino.

En concreto, el Real Decreto prohíbe esta utilización a los vinos tranquilos de calidad producidos en región determinada (VTCPRD), de las menciones tradicionales complementarias Crianza, Reserva y ?Gran Reserva?, que no podrán designar así a los caldos elaborados con ayuda de trozos de madera de roble.

Tampoco lo podrán hacer los Vinos de la tierra ni los vinos de calidad producidos en región determinada (VCPRD) que utilicen las indicaciones Noble, Añejo, Barrica y Roble.