En la actualidad la Denominación de Origen de Navarra cuenta con 13.945 hectáreas de viñedos entorno a la Cuenca del Ebro, repartidas en cinco subzonas: Ribera Alta, Ribera Baja, Valdizarbe, Baja Montaña y Tierra Estella.

Los vinos que produce son aromáticos y más afrutados cuanto más jóvenes son, con cuerpo y bien estructurados, de suave paladar y buen equilibrio entre acidez y grado alcohólico. Una vez superados los controles analíticos y organolépticos pertinentes, la D.O. otorga las contraetiquetas de garantía en el uso de las indicaciones de calidad, edad, crianza, capacidad de la botella y el tipo de vino embotellado.

Es muy importante citar que la D.O. de Navarra se consolida como la región líder en la elaboración de Chardonnay.

El clima es el propio de las zonas secas subhúmedas, con índices medios de pluviometría. Con respecto al terreno, la marcada diversidad de las zonas da lugar a diferentes tipos de suelo, rojizos o amarillentos en la baja montaña, pardo-calizos y calizos en Valdizarbe y Tierra Estella, margas calizas y de aluvión en la Ribera Alta, y suelos pardos, grises subdesérticos, pardo-calizos y de aluvión en la Ribera Baja.