Los viñedos se desarrollan entre una gran diversidad de climas. Al norte, el clima es continental con inviernos y veranos cortos y con lluvias que no superan los 500 litros por metro cuadrado. En las laderas de las colinas que se asoman al mar, encontramos un clima suave, con medias térmicas entre los 16 y 18ºC y con precipitaciones entre los 400 y 500 mm.

La variedad que predomina en esta zona es la Pedro Ximénez, pero no podemos olvidar la bien merecida fama que ha cosechado el Moscatel.

La apreciada Moscatel abastece el mercado de uvas de mesa y pasas, pero también se utiiza para elaborar los famosos Málaga Dulce, vinos de postre, de color amarillo y ámbar oscuro. Otras de las elaboraciones importantes de Málaga son el Lágrima, de gran finura y suavidad, el Pedro Ximénez, también vino dulce, elaborado al cien por cien con la uva que le presta su nombre, que presenta un color caoba con reflejos rojizos.