La Conca de Barberà es una comarca meridional catalana de 649 km2 de extensión. Sus condiciones naturales, unidas a su historia y sus tradiciones, la convierten en una zona privilegiada para el cultivo de la vid y para la elaboración de excelentes vinos y cavas.