El gurú Robert Parker concede, por primera vez, 100 puntos a cinco caldos españoles, entre ellos los elaborados por Benjamín Romeo y Artadi, en Rioja, y un Toro de la familia Eguren. La esperada lista de 2007 del polémico Robert Parker concede un reconocimiento inesperado a los vinos españoles. Es así porque por primera vez en veinticinco años de ejercicio crítico, otorga los 100 puntos (la perfección absoluta) no sólo a uno, sino a cinco caldos de otras tantas bodegas españolas. Bodegas Benjamín Romeo, con su 'Contador 2004'; Artadi, con su 'Viñas del Pisón 2004'; Numanthia Termes, con su 'Termanthia 2004'; Pingus, con su 'Pingus 2004', y Clos i Terrasses, con su 'Clos Erasmus 2004', salen encumbrados en la cata anual del gran gurú mundial del vino. Cinco bodegas que ya de por sí tienen gran prestigio internacional, con limitadísimas producciones y una amplísima demanda, que a buen seguro, tras la crítica de Parker, verán multiplicados sus quebraderos de cabeza para seleccionar aún más las previsibles peticiones de distribuidores y aficionados situados a lo largo y ancho de todo el mundo.

Parker, con la lista 2007, se reconcilia con los vinos de la península, especialmente tras la reciente traducción de su libro 'Los mejores vinos y viñedos del mundo', en el que sólo aparecían citadas media docena de bodegas o bodegueros españoles: Pingus, Artadi y Clos Erasmus, precisamente ganadoras del cien, además de ,varo Palacios, Vega Sicilia y Pesquera.

Esta histórica falta de atención hacia los vinos de España le ha hecho acreedor de numerosas críticas (sobre su supuesta predilección hacia vinos explosivos de cata y no tanto para el disfrute), procedentes en muchas ocasiones de Rioja, protagonista de una tradición más que centenaria en un tipo de elaboración clásica enfocada a la elegancia más que a la explosión.

Reconciliación

La lista 2007, sin embargo, otorga la máxima puntuación a dos importantes bodegas riojanas, Benjamín Romeo (San Vicente de la Sonsierra) y Artadi (Laguardia), junto a Numanthia Termes, de la familia Eguren (San Vicente), en Toro.

Se trata de una reconciliación anunciada por el propio Parker hace unos años, cuando vaticinó que los vinos españoles estarían a medio plazo en primera línea, si bien entonces aseguraba confiar más en Toro, Priorato y otras zonas emergentes que en Rioja, aunque, por el momento (y no sólo por los plenos al 100) es esta zona la que sobresale en su lista 2007.

Un cien de Parker es noticia porque pone a las bodegas que los reciben a la altura de los mejores 'grand cru' franceses. Serán vinos que ya no se venderán por su precio, sino por su fama y que despertarán el interés de los restaurantes y aficionados más pudientes de todo el mundo. Desde hace ya unos pocos días, los teléfonos no han parado de sonar. A las seis de la mañana recibía la noticia Benjamín Romeo y a las ocho de la mañana el distribuidor alemán avisaba a Marcos Eguren de la puntuación de su Termanthia: Parker había colgado su lista en la web a las doce de la noche del pasado martes, hora española.