Por Carlos Rodriguez. La gran protagonista de estos días, semanas y ya meses, llega al ámbito del vino: la crisis. Sin datos fiables en los que poder cimentar los siguientes comentarios, me queda simplemente imaginarme que como producto de no primera necesidad y en muchos casos incluso catalogable de lujo, se estarán resintiendo sus ventas.

 

Por ello, un poco de imaginación, de ayuda y de búsqueda más incipiente si cabe, de buenos vinos a mejores precios. Con ello, no digo que haya que buscar vinos que simplemente por ser baratos, asequibles y de una cierta calidad nos vayamos a conformar, pues no. La búsqueda se debe centrar en vinos de calidad a precios absolutamente increíbles, y si no es así es preferible comprar una botella de un estupendo vino que cuatro de un vino que no cumpla con esos requisitos.

Y como siempre, haberlos hailos, como las meigas de mi tierra. El secreto, una cesta de la compra con grandes sorpresas y con una factura comedida. Doce botellas, han llegado a mi casa, 6 italianas y 6 francesas, sólo dos condiciones: 1 botella de Marina Cvetic y 1 botella de Nino Negri Le Tense Sassella

El resto las que me aconsejen, me pongo la venda en los ojos y además lo hago muy a gusto. Hasta la fecha he decidido abrir dos botellas, una italiana una francesa, un Chianti Colli Senesi y un Cotes du Rhone. Ambos vinos, adelanto, son interesantes, disfrutables y de una buena calidad, en fin, buenos vinos, y hasta aquí puedo leer.

Así que, con vinos así la crisis lo tiene dificil.

Carlos Rodriguez

Rocco & Wines