Por Sara Peñas. Tenemos aquí al lado un tesoro de vinos por descubrir. Quizás nos resulten más conocidos, por sus orígenes en los extremos norte y sur del país, los vinos de: Minho, Porto, Douro y Algarve, Alentejo. En el interior y zona centro se encuentran los más que recomendables vinos de Setúbal, Beiras, Estremadura, Tras-os-Montes y Ribatejo.

Sin olvidarnos de los de las islas Madeira y Açores, para completar la geografía vinícola lusitana.  

Compartimos algunas castas, siendo nuestra Tempranillo su Tinta Roriz (o Aragonês) y de igual nombre su Alvarinho, Moscatel, Malvasia? Entre las autóctonas más destacables estarían la tinta Touriga Nacional y la blanca Fernão Pires.

En la zona del Minho se dan los Vinhos Verdes. Hay grandes casas de mucho prestigio como la Aveleda o las Adegas Cooperativas, también con gran tradición: Ponte de Lima y Monção. La casta más noble es la referida Alvarinho, en vinos como Soalheiro, Deu-la-Deu o Dorado (éste con enólogo español) y otras uvas blancas serían la Loureiro y Trajadura, como en Galicia.

En el Douro se hacen vinos tintos y blancos y vino fortificado, llamado por ellos Porto. El Oporto históricamente es tinto, pero también los hay blancos y secos que se asemejan al Sherry español. Buen ejemplo de ello nos aporta el acreditado productor George Sandeman.

Sus tintos, de coupage, siempre con muchas castas y, salvo raras excepciones, siempre autóctonas: Touriga Nacional, Touriga Franca, Tinta Cão  y Tinta Roriz (donde se destacan). Es una región donde encontramos algunos de los vinos históricamente más caros y conocidos como el Barca Velha de Casa Ferreirinha o los vinos más modernos y de afamados enólogos, muchos de ellos descendientes de familias extranjeras que se ubicaron en la zona por el comercio del vino (como en Andalucía).

En Alentejo continuamos con vinos de coupage, en estos intervienen la Trincadeira, el Alfrocheiro incluso castas extranjeras como Cabernet Sauvignon y Alicante Bouschet.

Podemos citar grandes grandes marcas como Cartuxa y Pêra Manca, vinos históricos como Mouchão y un sinnúmero de vinos de finca más modernos.

En Setúbal, donde reina la casta Castelão (allí conocida como Periquita), encontramos grandes productores como José Maria de Fonseca o la bodega del grupo Bacalhoa y pequeños productores ya bien conocidos como Ermelinda de Freitas o bodegas cooperativas modelo como la de Pegões.

Y así podríamos continuar con los vinos de Ribatejo, Dão y Estremadura (Vinhos de Lisboa) pero igualmente habría que entrar en detalle con los vinos fortificados, no sólo los de Oporto, también los de Setúbal, Carcavelos y de las islas Madeira y Azores (con su gran vino de la isla de Pico).

Todo ellos se darán a conocer, de la mano de una amiga portuguesa experta en la materia, en futuras colaboraciones.

Sara Peñas

Enografías