El término Cult Wine o Vinos de Culto nace en Estados Unidos en 1992 y comienza a popularizarse gracias al mundialmente reconocido crítico de vinos Robert Parker, que se ocupó de poner nombre y apellidos a este nuevo concepto.

A Parker le encanta el estilo opulento y excesivo, nada austero, cargado de fruta, de alto alcohol, de abundantes pero suaves taninos y de una buena cantidad de roble francés que poseen estos vinos.

 

Parker ha definido a algunos de estos, por ejemplo el Harlan Estate o el Bryant Family, como los cabernets más profundos y majestuosos del planeta.

El pequeño nivel de producción combinada con la gran demanda determina el status de ?culto? de algunos de los vinos, y esto hace que sean considerados ?raros? y muy buscados por los coleccionistas. Cuando se pregunta ¿qué define a un vino de culto?, básicamente la respuesta es: ?aquel que difícilmente se puede comprar?. Las pequeñas producciones y las grandes demandas hacen que estos vinos sean adquiridos (entre dos botellas a una caja, no más), por los habituales clientes de las bodegas antes de su lanzamiento, con lo cual el precio llega a triplicarse al poco tiempo de ser puesto en el mercado.

Algunos vinos de culto por mencionarse son aquellos vinos californianos principalmente hechos a base de Cabernet Sauvignon y provenientes en su mayoría de Napa Valley, excepto el Montebello que no es de esta uva y que pertenece a la zona de Central Coast Valley. Estas etiquetas han adquirido puntajes muy elevados. Son excepcionales en su calidad pero también en su precio. De hecho, no es fácil pertenecer a esta clasificación porque de una cosecha a otra pueden perder esa categoría. En Estados Unidos habrá unos 11 ó 12 Vinos de Culto. Su producción es muy baja y su demanda muy alta, por lo que se ha creado alrededor de ellos una adoración especial.

Son también vinos de autor, esto significa que llevan la firma del enólogo, lo cual los hace diferentes a cualquier otro vino y sus autores son unos verdaderos artistas de reconocimiento mundial. Uno de ellos el Cask 23 de Stags Leap, el cual ha sido sino el vino más caro en la historia de la subastas si uno de ellos.

Estas botellas son un trofeo (por eso se los llama tanto ?cult wines? como ?trophy wines?), compradas por ejecutivos de Silicon Valley, de Wall Street o de la industria del petróleo, para quienes el dinero no es un problema. Vinos de culto californianos Araujo Estate Eisele Vineyard.

El vino proviene de uvas de una viña histórica en donde famosas bodegas de California produjeron grandes vinos en décadas anteriores.

Alcanza el status de vino de culto tras la compra de la tierra en 1990 por parte de Bart y Daphne Araujo, quienes fundan y construyen la bodega con su nombre actual y producen al año siguiente su primer vino. La producción anual es de unas 2.300 cajas.

En el 2000, los Araujo comenzaron la conversión de los viñedos a la agricultura biodinámica. La bodega produce también un syrah, un sauvignon blanc, una grappa, aceite de oliva y miel.