Aunque son poco conocidos para nosotros, ya que prácticamente no recibimos producción de vino desde Bulgaria, hay varios países de Europa Oriental que están produciendo vinos de calidad, de la mano de la modernización de sus sistemas productivos y de comercialización ocurridos a partir de los años ochenta. De todos estos países, hay tres de ellos que se destacan sobre los demás, y son: Bulgaria, Moldavia y Rumania.

De todos estos paí­ses, como mencioné al principio, nosotros actualmente no recibimos producción, y honestamente desconozco si alguna vez hubo en el paí­s, ya que el destino de prácticamente todas las exportaciones de los vinos de estos paí­ses es, obviamente, Europa Occidental, y particularmente el Reino Unido, que si bien sabemos que no es un importante paí­s productor, si es uno de los más importantes mercados de consumidores de vino del mundo y entonces recibe producciones de una gran cantidad de paí­ses.

De estos tres paí­ses, hoy vamos a hablar del primero, Bulgaria, y dejaremos los otros dos para futuras columnas, con tarea para nuestros lectores de verificar donde está Moldavia, cuando abordemos el tema. Yo reconozco que la primera vez que oí­ hablar de él tuve que buscarlo en un mapa, ya que todaví­a no me acostumbro a los cambios producidos en esa región del mundo. Y ocurre "generalmente- que cuando oimos hablar de algunos paí­ses ha sido por razones poco felices, como conflictos bélicos.

Bulgaria es un paí­s de pequeña superficie (110.000 Km cuadrados), que se ubica en la parte Oriental de la Pení­nsula de los Balcanes. Para precisar su ubicación, limita al Norte con Rumania (gran parte de la frontera es el Rí­o Danubio), por el Oeste con Serbia y Macedonia y por el sur con Grecia y Turquí­a. A pesar de su proximidad con Grecia y Turquí­a, y de que fueron invadidos por los turcos, los grupos eslavos continuaron siendo el componente mayoritario de la sociedad y el idioma búlgaro también es de origen eslavo, por lo que tiene muchas similitudes con el ruso. La capital es Sofí­a, tiene un poco más de un millón de habitantes, turí­sticamente no posee demasiados puntos de interés ya que buena parte de la ciudad ha sido construí­da con posterioridad a los años 80 imitando las ciudades modernas. Probablemente lo más interesante sea la Catedral Alexander Nevsky, de estilo ruso. Mucho más interesantes son las ciudades costeras de Varna y Burgas, en la costa del Mar Negro, que poseen importantes resorts de playa, y Plovdiv, que es la segunda ciudad del paí­s y posee un importante patrimonio arquitectónico y de ruinas de varias épocas, desde la bizantina hasta el siglo pasado. Si embargo, para los viajeros más aventureros, el verdadero encanto del paí­s está en los pequeños pueblos y regiones montañosas menos exploradas, donde se encuentran numerosos monasterios y se conservan las tradiciones rurales del paí­s.

Hablando ya especí­ficamente de la producción de vinos de Bulgaria, el cultivo de la vid en la región se remonta a más de 3.000 años de antigüedad, pero fue interrumpido por las invasiones turcas y las leyes musulmanas entre 1300 y fines del siglo XIX, con lo que recién a principios del siglo XX se comenzó nuevamente a producir vinos. Si bien hay numerosas variedades de uva autóctonas, el éxito de Bulgaria como productor de vinos comenzó cuando se introdujeron en el paí­s variedades nobles muy conocidas de Europa occidental, como por ejemplo el Cabernet Sauvignon. Ya en la década de 1970, Bulgaria era conocida por la producción de vinos económicos de esta cepa.

A partir de la década del 90, se establecieron programas de adquisición de tierras, la plantación de nuevas cepas y el establecimiento de numerosas bodegas, incluso bodegas "Tipo Boutique", con estos cambios la industria realmente despegó y Bulgaria pasó de la posición 50 en el ranking de paí­ses productores a la posición 20 en un par de años.
¿Cómo se clasifican los vinos en Bulgaria?. El nivel básico comienza con el vino de mesa, el cual puede no indicar la región de origen, luego están los vinos OGD, que sí­ tienen la Denominación de Origen, y subiendo en la escala, los denominados Controliran Wines, que son el equivalente de las denominaciones de Origen Europeas. Dentro de los Controliran Wines, aquellos que tienen la mención "Reserva" indica que son de calidad superior, y por último existe una denominación adicional, que son los Vinos de Calidad Especial, para los vinos dulces.

En cuanto a los vinos que podemos recomendar, como mencionamos anteriormente, el paí­s se ha destacado más por adoptar cepas occidentales que por la explotación de variedades autóctonas, por lo que lo más recomendable de la producción Búlgara hoy en dí­a son los blancos de la variedad Chardonnay que se producen en las regiones del Este Shumen, Varna y Targoviste (todos ellos son Controliran).

El mejor Cabernet Sauvignon del paí­s se produce en la región del Norte, y particularmente en las regiones de Suhindol, Pavlikeni y Pleven.
Algunos de los productores más importantes y que se consiguen fuera de Bulgaria son: Domaine Boyar (Cabernet y Merlot), Bouquet Telish (Cabenet, Merlot y bivarietal), Blue Ridge (Cabernet, Merlot y Chardonnay), VINI (Cabernet y Merlot) y Todoroff, bodega boutique (Cabernet, Merlot).

Para los lectores que dominan el idioma inglés o el búlgaro, pueden conseguir más información en:
www.bulgarianwines.com
www.vini.bg
www.domaineboyar.com
www.todoroff-wines.com

Como variedades autóctonas que se están explotando con muy buenos resultados, pero muy difí­ciles de conseguir fuera de Bulgaria son la tinta Mavrud, que se produce particularmente bien en la región Sur y da como resultado vinos con cuerpo, capaces de envejecer hasta 5 años o más. También es conocida la tinta Melnik, que se produce en la región del suroeste, y que igualmente produce tintos con cuerpo que pueden ser guardados por un importante perí­odo.

Por último, otra rareza autóctona que vale la pena mencionar, pero que también es muy difí­cil de conseguir es el Hemus, que es un vino dulce de Moscatel elaborado con esencia de rosas.