Esta semana, recibíamos un correo ofreciéndonos el alquiler del dominio Vino.com por 9000$ al mes. A la moda de la reventa de dominios ahora se suma el alquiler, cosa extraña en el sector vinícola. A priori, no es caro ni barato, depende del uso que le demos (¿Cuanto cuesta alquilar un establecimiento en la 5ª Avenida o en Preciados?). Véamos como se valora un negocio en Internet.

La tasación de portales o tiendas online no es sencilla. La mayoría de los activos son intangibles (clientes, número de visitas, proveedores, know-how, etc.). Basicamente, el valor se establece en función de lo que los entendidos llaman fondo de comercio. En base a este, se diferencian unos negocios de otros.

Surge entonces la pregunta. ¿Pagaría usted 9000$ de alquiler por un nombre - marca - dominio? Ciertamente hay empresas del sector con capacidad para hacerlo. Bodegas, distribuidores, importadores, cadenas de restauración, medios de comunicación, etc.

¿Sería rentable? Esta pregunta resulta más compleja de resonder. Las tiendas online comienzan a despegar, pero de momento, no mueven volumen como pare permitirse estos costes. Un medio de comunicación quizás obtendría más ingresos vía publicitaria. A pesar del descenso del sector publicitario, en internet los presupuestos para este concepto aumentan a ritmos muy destacados. Quizás un modelo mixto como el nuestro (Lugardelvino.com), en el cual se complementa un portal vertical con marketplace de vinos, pueda resultar atractivo empresarialmente, sino ahora, quizás a medio plazo.

Sorprende, que otros muchos dominios vinícolas están a la espera del mejor postor, véase por ejemplo elvino.com, rioja.com, bodegas.com, etc. Mientras carroñeros ocupan dominios a la espera del mejor postor, negocios tangibles (fisicos o virtuales), deben conformarse con otros nombres menos "marketinianos" por longitud y estética.

Los dominios de 2 o 3 palabras se hacen difíciles de recordar por el usuario. Sin embargo, la batalla no está perdida. La elección de un nombre de dominio no garantiza el éxito, aunque ciertas elecciones ayudan a la consecución del mismo. Un buen dominio sin contenidos tras él, sin una estética cuidada, usabilidad poco depurada o sin presupuesto publicitario está condenado al fracaso.

Un dominio a priori largo como el nuestro, Lugardelvino.com, puede competir de tú a tú con los grandes (ej: introduce "comprar vino" en Google), si se trabaja con ilusión y un poquito de conocimiento del medio.

Y es que en Internet, los grandes no son tan fieros como los pintan y el tiempo, como en el vino, hace que mejoren los resultados ...