El vino ayuda en la prevención de enfermedades en la tercera edad, según afirma el Dr. Joaquín Lasierra,  Jefe de Hematología del Hospital San Millán (La Rioja). Asimismo, un nuevo estudio japonés encabezado por el Dr Michikatsu Sato, miembro del Instituto de Enología y Viticultura de la Universidad Yamanashi (Japón), descubre compuestos en el vino que inhiben una enzima implicada en la aparición de esta enfermedad.

Los últimos estudios realizados en materia de vino y salud reflejan que el vino ayuda en la prevención de enfermedades como el alzheimer y enfermedades cardiovasculares. A partir de cierta edad, los individuos son más propensos a padecer infarto de miocardio, trombosis venosas o cánceres. Según las últimas investigaciones al respecto, el vino ayuda en la prevención de determinados tipos de enfermedades, sobre todo las que afectan a la población de mayor edad.

Según afirma el Dr Lasierra, Jefe de Hematología del Hospital San Millán (La Rioja), el vino considerado como alimento y, consumiéndolo en cantidades moderadas, tiene efectos beneficiosos en diferentes situaciones clínicas y patológicas tales como las cardiacas, la demencia senil y el alzheimer.

El vino tiene más de 200 sustancias activas como metales, iones y vitaminas. La que más se ha investigado es una sustancia fenólica beneficiosa para la arteroesclerosis y el colesterol, y que se encuentra sobre todo en el vino tinto. Es el trans-resveratrol, que es como un antibiótico que la propia cepa produce en el momento de la maduración para que no se vea perjudicada por un hongo que la destruye. También se han detectado efectos positivos del vino sobre la trombosis, ya que evita que las plaquetas se agreguen, disminuyendo los infartos agudos de miocardio.

Según los científicos expertos en la materia, el consumo moderado de vino nos hace más longevos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja tres copas de vino al día, siempre acompañadas de comida. El vino es un alimento, por ello hay que degustarlo y tomarlo con moderación, sobre todo si tenemos en cuenta sus propiedades saludables y sus contrastados efectos beneficiosos sobre la salud.

Otras noticias de interés en materia de investigación:

Un nuevo estudio de la Universidad de Ohio avala los efectos cardiosaludables del vino.

Por primera vez se ha estudiado su efecto directo sobre las células cardiacas, comprobándose su capacidad para prevenir la fibrosis, que afecta a personas hipertensas o con fallos cardiacos.

Un nuevo estudio, en este caso de la Universidad de Ohio, avala los efectos cardiosaludables del vino, concretamente del antioxidante resveratrol que contiene (2).

Son ya conocidos los efectos del resveratrol en la prevención de coágulos sanguíneos y en la reducción del colesterol. Sin embargo, en este estudio, en el que por primera vez se ha estudiado su efecto directo sobre las células cardiacas, se ha comprobado su capacidad de prevenir la fibrosis, una condición que se da en personas hipertensas o con fallos cardiacos, que consiste en que se activa una producción excesiva de colágeno en el corazón, perdiendo éste capacidad de bombear sangre de forma eficiente. 

El resveratrol, al que también se atribuyen propiedades anticancerígenas se encuentra en mayor concentración las uvas negras, el mosto y el vino tinto.

 

Referencias bibliográficas

(1) Estudio publicado en Bioscience, Biotechnology and Biochemistry (vol 67, pp 380-382).

(2) Estudio publicado en American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology (diciembre de 2004). Estudio respaldado por la Asociación Americana del Corazón y el Centro de Desarrollo e Investigación Agrícola de Ohio.

Información difundida por FIVIN, Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición.

Para más información o una evaluación científica de estos estudios contactar con: silvia.cabrera@sprimbox.com

Tel. 91 577 90 65 / Fax. 91 577 49 69