¿Cómo los aromas poderosos del vino pueden juntar a hombres y mujeres? El vino tiene este poder por dos motivos. Uno tiene que ver con el alcohol en si, el otro está más relacionado con el mundo de los aromas. Para entender esto debemos conocer que los lóbulos frontales de nuestros cerebros están directamente conectados a nuestro bulbo olfativo. El bulbo u órgano olfativo, es nuestra nariz que procesa los aromas y olores. 



Sus diminutos receptores recogen los aromas que pasan durante la aspiración o la exhalación.Esta información es llevada directamente a nuestros lóbulos frontales, que son las partes de nuestro cerebro que hacen todo el trabajo difícil mental. Ninguna otra información electroquímica es procesada tan directa o tan rápidamente como el olor. Esta conexión directa, sugiere algo importante sobre cómo vivimos y percibimos nuestro entorno. Desde un punto de vista evolutivo, nuestro bulbo olfativo, ha ayudado a desarrollar el tamaño de nuestros lóbulos frontales y nuestra agudeza.