Los rayos ultravioleta que emite el sol son sumamente perjudiciales para la piel humana, de ahí que haya tantas campañas para el correcto cuidado e hidratación de la piel, pues uno de los factores que más preocupa a los expertos ? desde siempre ? es que los efectos del sol en la piel son acumulables.

Estudios recientes han demostrado que el consumo de vino puede ayudar a prevenir quemaduras producto de la exposición al sol y reducir el daño celular que ello provoca.

Estudios recientes demostraron que los famosos "antioxidantes" que poseen las uvas (flavonoides), contribuyen a evitar que los rayos ultravioleta dañen la piel de forma excesiva tras las exposiciones prolongadas. Estos antioxidantes, como era de esperarse, se encuentran en las uvas y en el vino tinto.

Las quemaduras solares (producto de los rayos UV) se provocan cuando especies reactivas de oxí­geno dentro de la piel " que poseen radicales libres " reaccionan frente a los rayos UV causando daño en el ADN de células. Los daños en el ADN de las células es lo que nosotros más tarde vemos como "quemadura" sobre nuestra piel.

¿Qué hacen los flavonoides? Estos antioxidantes lo que hacen es inhibir la formación de radicales libres, por lo tanto, la quemadura es menor por la baja en la reacción dentro de la piel al estar expuesto a rayos UV. De acuerdo a lo señalado por la bioquí­mica Marta Cascante, de la Universidad de Barcelona, el daño celular que evitan estos antioxidantes es importante.

Para quienes no son amantes del vino, pueden aprovechar igualmente el valor de estos antioxidantes al comer un puñado de uvas antes de exponerse al sol. Para los amantes del vino, por otra parte, es recomendable tomar una o dos copas de éste antes de tomar sol.

Desde otra perspectiva, el estudio es interesante porque se podrán desarrollar nuevos protectores solares en base a polifenoles vegetales, los que en el fondo evitarán daño celular y quemaduras por la radiación UV. Los amantes de su cuerpo, aquellas personas que se hidratan constantemente la piel y suelen llevar una vida sana, estarán contestes en que el sol no sólo produce quemaduras, sino también genera arrugas y ante la exposición prolongada incluso cáncer a la piel.

En Estados Unidos el cáncer a la piel es uno de los más comunes, su diagnóstico llega a 54 mil personas por año según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.