El vino está de moda. Esta frase resume la situación actual de un mercado consolidado que nos envía  mensajes que fomentan el consumo moderado de vino como factor cultural. En los países de tradición vinícola como son casi todos los de la cuenca mediterránea el vino siempre ha formado parte de la vida cotidiana de sus habitantes (Portugal, España, Francia, Italia, Grecia...)La evolución cultural del vino supone un cambio social de estos países, pasando de ser mero sustento energético  a un objeto de disfrute. El consumo de vino de mesa viene descendiendo en los últimos años en nuestro país, sin embargo, los vinos adscritos a consejos reguladores aumentan sus ventas año tras año, lo cual es un síntoma inequívoco de conocimiento.  La gente quiere saber, y se documenta, se forma, y sobre todo, consume.

Esto es un hecho importante en sí, que se consuma vino, pero es en su mayor conocimiento donde radica el máximo disfrute de todo lo que el vino nos puede proporcionar, que es mucho.

¿Qué es el conocimiento básico del vino?:

Saber de qué uvas procede, de qué zona, qué tipo de vino es, a qué temperatura hay que consumirlo?, todos estos datos ayudan a que disfrutemos plenamente del vino pues son los datos que hacen a unos vinos diferentes de otros. A partir de ellos hacemos comparaciones y vemos la gran diversidad de posibilidades, de tipos, de formas de elaborarlo que existen.

A la hora de consumir un vino, no se trata de beberlo, NO. Se trata de degustarlo, se disfruta del color, del aroma, además del sabor en boca de ese vino.

En el vino, como en muchos ámbitos de la vida, en la variedad está el éxito, y es fundamental que la persona que los prueba tenga amplitud de miras y mentalidad abierta para ir asimilando lo nuevo que va probando sin ningún tipo de prejuicio, pues es esta gran diversidad de tipos de vino y de diferentes características de estos lo que hace que sea un mundo apasionante en el que poder profundizar poco a poco.

Alguien dijo:

 

"Uno de los parámetros fundamentales para determinar el nivel cultural de un pueblo es el conocimiento que éste tiene de sus vinos".

 

 

Por otro lado es un hecho constatado el fomento de la amistad y apertura hacia los demás que nos proporciona el vino siempre que éste sea bebido moderadamente. ¿Cuantos tratos comerciales se cierran con un apretón de manos y un vaso de vino?; ¿En que celebración, del tipo que sea, no está presente el vino?

En la buena difusión actual de la cultura del vino han colaborado los estudios científicos que avalan al vino como saludable cuando es consumido con moderación. Ya no es extraño que nuestro médico de cabecera nos aconseje una o dos copas de vino tinto en las comidas de diario, sobre todo por sus demostradas propiedades cardiosaludables.

Por todo esto, desarollaremos a continuación este curso cuyo objetivo es familiarizar al lector con los conocimientos básicos necesarios para introducirse en este apasionante y complejo mundo de la vitivinicultura, que ha acompañado al hombre durante los miles de años.