Ya es posible beber un buen vino sin pensar que desajusta la dieta. La bodega Española Casa de la Ermita elaboró el primer vino light. Se llama Altos de la Ermita y tiene una graduación de 6,5 grados, la mitad que un vino tradicional. Por tanto, al tener menos alcohol, también tiene menos calorías. El vino es un crianza de 2006 y está elaborado con uvas monastrell, tempranillo y petit verdot.

En su elaboración se utilizó el método del estrés hídrico que consiste en dejar de regar la planta varias horas al día cuando la uva está madurando para que deje de producir azúcares. En la elaboración se provocan grandes cambios de temperatura de hasta 15 grados en menos de tres horas, que llevan a las levaduras a ser ineficaces y hace que parte de los azúcares no se conviertan en alcohol.

Además, se usan levaduras de baja eficiencia. "Hace tres años empezamos a investigar en colaboración con la Universidad de Murcia y Cartagena y con el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (del Ministerio de Industria) para elaborar el vino. Hemos invertido 2,5 millones de euros", comentó Pedro Martínez, consejero delegado de Casa de la Ermita. Con una producción inicial de 770 mil botellas, su precio en bodega será de 6 euros y se podrá encontrar en tiendas especializadas en torno a los 10 euros. En restaurantes costará de 14 a 20 euros. Sale al mercado en abril.