¿Sabías que los egipcios ya realizaban vino? ¿Sabías que usaban procesos de elaboración que aún hoy en día se conservan? ¿Qué exportaban vino? ¿Que tenían procesos de etiquetado? Descubre como el vino ha condicionado una estructura de una de las civilizaciones mas interesantes de la historia.

 

Resulta curioso observar como esta herencia sigue viva en nuestros dí­as, especialmente en la cultura cristiana, aunque también en la islámica. Aún hoy en dí­a, pero pese a que Egipto está hoy islamizado sigue habiendo viñedos en el delta del Nilo: hoy trabaja allí­ Giamaclis, un griego que elabora unos vinos tal como se hací­an en el Egipto faraónico.

Sin embargo, el vino de la época tení­a diferencias con respecto al que hoy en dí­a conocemos. En general, más fuerte que el actual.

La producción de vinos (al igual que la de miel) era prerrogativa real. El mejor vino era para la familia del faraón y las clases altas. El pueblo consumí­a un vino extraí­do del escobajo (los restos después de la pisada), un vino más áspero que mezclaba con agua.

Después de la pisada, se dejaba fermentar el mosto. Oyendo el ruido de la fermentación sabí­an cuándo convení­a, en cada caso, "embotellarlo" ya en las ánforas de barro. Exsití­an bodegas y cavas, aunque el clima, más caluros que el europeo, obligaba a consumir vino del año. Para conservarlo mejor, sobre el vino colocaban una capa de aceite de oliva "que lo aislaba del aire" y de hojas de parra, y sellaban el ánfora.

El vino no solo se elaboraba, sino que se exportaba a lugares como la pení­nsula Ibérica. En una excavación en Almuñécar (Granada) han aparecido dos tinajas de vino egipcias ¡del año 914 a.C.! Se saben que son egipcias por su etiquetado. Una etiqueta con su denominación de origen!

Por ejemplo, el vino Cuerpo de Horus, del viñedo del rey Den, del año cuatro de su reinado... O añadí­an: "Vino de calidad tres, procedente del gran viñedo Alimento de Egipto sobre el brazo occidental, dependiente del templo de Ramsés II en Tebas, hecho bajo la dirección de tal"... Los vinos del norte, los del delta del Nilo, eran los mejores. ¡El vino Mareotis! Cuando Roma dominó Egipto, lo importaba para sus mesas. Los mejores vinos eran tintos, aunque también producí­an vinos blancos y rosados. Pero las ofrendas de vino que el faraón hací­a a los dioses eran de vino tinto.

Sin embargo, habí­a más variedades de vinos. Vino dulce, al que se añadí­a miel; vino cocido, con especias dentro... También habí­a recetas con el vino como ingrediente, que recogerí­a después el romano Caius Apicius.

Reseña: Montse Borrás