Los científicos argumentan que el vino tomado con moderación puede resultar beneficioso para la salud. Sin embargo, una clínica de Ucrania va más lejos todavía. El Sanatorio de las Estrellas de Crimea, receta tres cócteles de vino diarios para aliviar estas afecciones.

El doctor Alexander Sheludko, creador de la ya popular terapia del vino, asegura que "el vino es un producto vivo que contiene vitaminas y muchos componentes biológicamente activos". Su fórmula es muy sencilla: hierbas secas mezcladas con vinos de Crimea y, en ocasiones, un chorrito de vodka, tres veces al día durante una o dos semanas.

La clínica dispone de una cafetería que recomienda cuál de los siete tipos de cócteles debe tomar el paciente. La bebida mágica, acompañada de un poco de relax, contribuye a mejorar el estado de salud, explica el doctor, quien garantiza que cientos de personas se han sometido con éxito a su tratamiento.