Por Jose Alvarez - Ude. Este mes visitamos, en dos entregas, una denominación de origen en auge que enriquece cuerpo y mente. El municipio de Toro se encuentra en el sureste de la provincia de Zamora.

A una distancia de 39 Km. de la capital de la provincia en la conocida como comarca Tierra del Pan.  

La ciudad de Toro se encuentra a 220 Km. al este de Madrid, con la que está comunicada por autorí­a, por la A-11 hasta Tordesillas continuando después por las A-6 hasta Madrid.
La ciudad de Toro se encuentra cercana a Valladolid, la ciudad más importante de Castilla y León, a una distancia de 67 Km. por autoví­a, llegando a Tordesillas por la A-11 y continuando por la A-62 hasta Valladolid.

Al sur de Toro se encuentra Salamanca, a 72 Km. unido por la carretera CL-519. Aunque también es posible hacer el recorrido por autoví­a llegando hasta Tordesillas por la A-11 y continuando por la A-62 en dirección a Salamanca. Zamora la capital de la provincia se encuentra a 39 Km. al oeste de Toro y unida por la autoví­a A-11

ARTE E HISTORIA
La historia de Toro es rica y abundante como los monumentos que podemos encontrar en ella pero empecemos por lo más remoto. El origen de la ciudad se remonta a la Arbucale vaccea, antiguo castro que se encontraba cerca de los terrenos de la Colegiata. Posteriormente fue conquistada por Aní­bal, siendo posteriormente ocupada por los romanos.


En los siglos VIII y IX fue escenario de luchas entre musulmanes y cristianos, que luchaban por su conquista y defensa, hasta el año 883 cuando la corona leonesa estabilizo la ciudad, a pesar de lo cual no fue esquiva a razzias como las de Alamanzor.


Durante la Edad Media jugo un papel importante en la polí­tica castellana, sus fueros, Las Leyes de Toro, tení­an la consideración de modélicas, y las cortes de Reino se reunirí­an aquí­ hasta seis veces.


Serí­a en está ciudad donde tropas de Isabel de Castilla derrotaron de forma definitiva a las de Juana la Beltraneja, en la lucha por la corona de Castilla.  De esta importancia en la Edad Media de la ciudad, conservamos hoy en dí­a un casco histórico con importantes restos de esta época.


El casco histórico de la ciudad se sitúa alrededor de la Colegiata de Santa Maria la Mayor, a él se accede desde cualquiera de las cuatro puertas de las antiguas murallas, La Corredera, del Reloj, de Santa Catalina, y el Arco de Postigo, dando paso un entramado de calles, iglesias, conventos y monumentos románicos que hicieron que Toro fuera considerado conjunto monumental histórico-artí­stico en el año 1963.  

VISITAS DESTACADAS


Colegiata de Santamarí­a la Mayor
Es el principal monumento que encontramos en Toro, se encuadra dentro de un grupo denominado Cimborrios del Duero. Su construcción partió como una iniciativa de Alfonso VII con la idea de dotar a la plaza de una iglesia con pretensiones catedralicias. Comenzó su construcción hacia el año 1160 y serí­a rematada entre el último tercio del siglo XII y mediados del XIII tomando como modelo la catedral de Zamora y dando como resultado una extraña mezcla de  gótico incipiente y un románico ya maduro.

Durante una primera etapa se construirí­an las portadas laterales, los muros y las trazas, de una gran sobriedad destacan las arquerí­as ciegas. En una segunda etapa, en la que se lleva a cabo el techo y un cimborrio octagonal con torreones cilí­ndricos adosados y sostenidas por cuatro pechinas desiguales.

La planta de Santa Marí­a la Mayor es basilical de tres naves y triple cabecero y un crucero inscrito que se culmina con un impresionante cimborrio, idéntico al de la salmantina Torre del Gallo y similar de la catedral de Zamora.

Dentro del edificio encontramos como curiosidad una figura de la Virgen embarazada que data del siglo XII y un órgano de estilo barroco, así­ como el coro del siglo XVII.

La portada septentrional es la principal para acceder a la colegiata, combina el arco de medio punto románico con el arco lobulado, como influencia morisca, en sus arquivoltas se representan ángeles y músicos en torno a Cristo, la virgen y un santo no identificado, además de motivos vegetales, destacando de entre todas una que cuenta con un Cristo como Juez Justiciero rodeado de los 24 ancianos.

Puerta del Mediodí­a: A ella se accede desde el interior del templo, y en ella se encuentra el llamado Pórtico de la Majestad, construido en el siglo XIII con un desarrollo plenamente gótico.

Tiene un arco ligeramente apuntado, formado por dos semicí­rculos de modo que su altura desde la lí­nea de arranque a la clave es mayor que en el arco de 1/2 punto románico y así­ a igualdad de luz el empuje es menor y se pueden hacer los muros menos gruesos o debilitarlos con vidrieras, muestra del románico de transición, con decoración únicamente geométrica y vegetal.

En las arquivoltas aparecen ángeles con cirios e incensarios, reyes y apóstoles, mártires,  hombres de iglesia; santas y ví­rgenes, prudentes, necias, músicos, y un Juicio Final  que incluye el Purgatorio, una rareza en la época. En la parte baja del tí­mpano se labró el transito de la Virgen, y por encima la coronación de Cristo.

El Pórtico de la Majestad, aquí­ triunfa ya la ojiva gótica  es muy llamativo al ser de los pocos que conservan su policromí­a original, y en el se narra la vida de la Virgen, de Cristo y el Juicio Final. Destacan además excelentes ejemplos de talla, como los profetas Isaí­as y Daniel, el rey Salomón, el rey David, el profeta Ezequiel. La Virgen con el Niño  preside el conjunto desde el parteluz.

Este pórtico fue repintado durante el siglo XVII y en la actualidad se ha recuperado su policromí­a original.

El interior de la colegiata es igualmente sobrio, pilares cruciformes forman el entibado de la bóveda apuntalada. En los capiteles del crucero están decorados con motivos vegetales y se perciben influencias bizantinas.

Destacan cuatro grandes tallas, góticas de piedra policromada en los pilares de las naves, que representan a: Santiago, San Juan Evangelista, el arcángel Gabriel y la Virgen Gestante.
En la sacristí­a encontramos un pequeño museo con piezas como el de "La Virgen de la Mosca" obra de la escuela flamenca y matices, italianizantes del siglo  XVI atribuida a Fernando Gallego, el "Calvario de marfil y carey" del siglo  XVII de la escuela de Ribera, un busto de Santa Teresa del siglo XVII, obra de Gregorio Fernández y una interesante colección de orfebrerí­a religiosa pintura e imaginerí­a.

Toro de Piedra o Verraco:
Situado en la entrada de la ciudad se encuentra junto al arco de Santa Catalina, anteriormente se encontraba junto a la Colegiata. Es una escultura de granito, que representa la figura de un toro, es una figura muy caracterí­stica de los pueblos prerromanos que estaban asentados en la meseta, posiblemente Vetones. Se trata de un toro de más de dos metros de largo y formas desgastadas.

El Alcázar:
Construido en hacia el siglo X gracias al impulso del infante D. Garcí­a. De planta cuadrada solo se conservan los muros exteriores, de hormigón, cal y canto rodado.
Está situado junto a un gran talud que cae sobre el rí­o. Es posiblemente lo único que se conserva del cinturón defensivo de Toro.
Fue el último refugio de Juana la Beltraneja en la guerra que mantuvo contra Isabel la Católica, y en la cual perdió el trono de Castilla.

Palacio de las Leyes:
También llamado del Marques de Santa Cruz de Aguirre, a quien perteneció. El edificio fue construido en el siglo XIV.  Tras sus muros se leyeron el 11-I-1505 las disposiciones testamentales de Isabel la Católica, proclamando heredera, a su hija Juana y regente al rey Fernando. Perteneció en principio a la corona castellano leonesa, quedando vinculado posteriormente al mayorazgo de los Ulloa-Pereira. Es aquí­ donde fueron promulgadas las 83 leyes que llevan el nombre de Toro que han servido de base a posteriores recopilaciones hasta el actual derecho civil.

Actualmente solo se conserva la portada de estilo gótico, con un tí­mpano de medio punto sobre el dosel troquelado del portón decorado con motivos heráldicos y vegetales que esta encuadrada, dentro de una cornisa, apoyada sobre alargadas columnas, a manera de alfiz aparecen, motivos vegetales, entre los campean el escudo, Castilla, y el de los Ulloa Sosa. El interior fue destruido en un incendio a primeros del siglo XX.

Palacio de los Condes de Requena:
Construido en el siglo XV de estilo gótico fue la residencia de los condes. Destaca el claustro, con escenas de caza y también una curiosa de tauromaquia. Posteriormente ha sido desde cuartel de milicias hasta colegio de los Padres Escolapios.

Iglesia de San Lorenzo el Real:
Construida entre los siglos XII y XIII, de estilo románico, se prescindió de la sillerí­a para sustituirla por ladrillo mudéjar. El nombre de real se debe a los enterramientos de Castilla-Fonseca, descendientes bastardos de Pedro I, enterrados en un sobrio sepulcro gótico.
El edificio consta de una única nave levantada sobre baseamiento de piedra, que remata en un ábside poligonal, decorado en el exterior por arquerí­as ciegas. A esta estructura se le añadió en el siglo XV una capilla gótica con bóveda de crucerí­a.

En su interior destaca: el retablo mayor de veinticuatro tablas, gótico en transición hacia el renacimiento del siglo XV de Fernando Gallego, y las pinturas en el ábside.

Ermita del Cristo de las Batallas o Ermita del Nuestra señora de la Vega:
Fue construida en el siglo XIII de estilo mudéjar, se encuentra a dos kilómetros al sur de la ciudad, junto al Duero. Consta de una amplia nave, capilla mayor y ábside semicircular.
En su interior destaca la bóveda de cañón interior se estiliza con tendencias ojivales, y las pinturas murales del ábside.

Palacio de Bustamante:
Su fundación fue impulsada por Pedro I el Cruel. De su interior destaca el patio central, con pilares ochavados, así­ como el brocal gótico, de su aljibe. La puerta de poniente esta formada por un arco de medio punto con alfiz del siglo XVI además de presentar el escudo de armas de los Bustamante al igual que en la puerta principal

Palacio de los Marqueses Alcañices:
Construido en el siglo XVI. Destaca la fachada de tres plantas, las ventanas están protegidas por rejas reticulares de hierro, forjado, en el segundo piso encontramos balcones de tipo renacentista, por encima de los cuales discurre una hermosa galerí­a de arcos campanales.
En este lugar se celebro se celebro la boda entre la princesa Juana con el heredero del trono portugués Juan Manuel. También fue la última morada del Conde Duque de Olivares valido de Felipe IV, donde falleció. En la actualidad es un colegio de las hermanas del Amor de Dios.

Palacio de los Marqueses de Castrillo:
Construido en la segunda mitad del siglo XVI, está situado en la calle Corredera. La fachada es de ladrillo, salvo la portada de sillerí­a caliza, de la misma época es su herrerí­a, constituida por un bacón gótico, y dos de estilo renacentista,
En la actualidad el palacio esta dedicado a Casa de la Cultura, destacando su magnifica biblioteca y sus salones de exposiciones.

Casa de la Nunciatura:
Es una de las más representativas, del conjunto histórico de Toro,  Se mantiene intacto el volumen del edificio y su fachada.
En su portada de medio punto encontramos, el escudo pontificio ya que aquí­ vivió el primer obispo de Puerto Rico Alonso Manso, artí­fice de la primera biblioteca del nuevo mundo.
En el año 1773 perteneció a Cristóbal Manso En la actualidad pertenece a los descendientes vinculados a este apellido.

Ayuntamiento:
Construido en 1778 después de que el antiguo consistorio se quemase en un incendio en 1761, su arquitecto fue Ventura Rodrí­guez y presenta un estilo más barroco-clasicista que neoclásico. En su interior destaca la escalera que se bifurca, en dos tramos volados a partir de un rellano central. En su salón principal se encuentra un crucifijo de marfil con un crucifijo de marfil con cruz de carey.

Teatro Latorre:
Junto con la plaza de Toros, forma un conjunto muy especial en la arquitectura popular española, es de estilo isabelino y dedicado al famoso actor, Carlos Latorre.
Destaca su patio que es semicircular y de triple galerí­a, la decoración es muy sobria.

Iglesia del Santo Sepulcro:
Construida en el siglo XII. En origen perteneció a la orden de los caballeros del Santo Sepulcro, a finales del XV paso a pertenecer a la Orden de Malta. Grandes artistas como los Ducete, los Gago o los Coca estuvieron vinculados a esta orden.
Este monumento destaca por su planta de tres naves semicirculares y su portada gótico-mudéjar.

Iglesia de la Trinidad:
Conserva restos arquitectónicos del transito del siglo XII al XIII Se reedifico en el XVI por medio de Diego de Ulloa, que creo una capilla con derecho a patronato para enterrar allí­ a sus descendientes, entre ellos el poeta Luí­s Ulloa Pereira.En su interior destaca el retablo del altar mayor así­ como numerosas esculturas y pinturas.

Iglesia de San Salvador:
Perteneció a la Orden Templaria, podemos ver en la puerta meridional dichas armas.
Levantada totalmente en ladrillo tiene una planta basilical dividida en tres naves.
En la actualidad acoge un museo de arte sacro, es patrimonio nacional desde 1929.


Puertas de Corredera y Santa Catalina:
La primera fue construida en año 1602 con un fin puramente decorativo, en la abertura de las murallas de tierra, para recibir al rey  Felipe III, imita como todas las puertas de la época a los arcos triunfales de la Roma Imperial. La segunda aparece nombrada así­ ya en el siglo XIV por estar cerca de la iglesia del mismo nombre ya existente en el siglo XIII. Por ella pasó Pedro I el Cruel para hacer justicia sobre los rebeldes. También ante ella juró Felipe II respetar los fueros y privilegios de la ciudad.

Arco del Postigo:
Fue uno de los postigos de la antigua muralla. Es muy peculiar por la capilla que tenia abierta sobre el arco, que se llamaba de Nuestra Sra. de la Antigua a fines de la Edad Media.
Sobre dicho arco de medio punto hay un  relieve de la Anunciación.

Iglesia de San Sebastián de los Caballeros:
Fue parroquia entre los siglos XIII y XVI. Está situada en la Plaza de la Paja en uno de los espacios abiertos con fines comerciales, en torno al primer recinto, amurallado. Fray Diego de Deza decidió reedificarla en el año  1516, ante el estado ruinoso en el que se encontraba.

Es de planta rectangular con una sola nave con capilla mayor. Tiene bóvedas de crucerí­a de cuyas claves penden las armas del famoso obispo de Deza, confidente y consejero de Cristóbal Colon. En la actualidad es un museo de pintura gótica, al albergar pinturas murales del monasterio de Santa Clara.

Iglesia de San Julián de los caballeros:
El monumento actual data del siglo XVI, aunque su fundación es anterior y su diseño actual se debe al famoso arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. El templo es de forma rectangular, y esta estructurado, en tres naves de igual altura separadas por arcos formeros.

En su interior destaca el retablo mayor, el pulpito procedente del Real Monasterio de San Ildefonso, y el retablo lateral barroco del siglo XVIII.Contiene tumbas de hijos ilustres de la ciudad, y pinturas murales procedentes de la iglesia de Santa Clara, del siglo XIV, firmadas por Teresa Diez no se sabe si es la autora o promotora de la obra.

Iglesia de Santo Tomas Cantuariense:
Levantada en el siglo XII siendo reconstruida a finales del XVIII en su interior destaca el retablo del altar mayor perteneciente a la escuela de Berrogüete y uno de los retablos laterales  llamado "Retablo de la virgen de leche".

Real Monasterio de Santa Clara:
Fundado por Doña Berenguela primogénita del rey Alfonso X El Sabio. Tiene un gran patio central con galerí­a de ladrillo del siglo XVII en su interior se encontraban los frescos que lucen en el museo de San Sebastián de los Caballeros.

Monasterio de Santa Sofí­a:
Se asentó en la ciudad en el siglo XIV para adaptarse a la nueva ideologí­a urbana de traer los viejos monasterios a la ciudad. Parece ser que la propia reina Maria de Molina les cede a las monjas su palacio para construir el monasterio.

Destaca en su interior el torreón que es lo más antiguo documentado del palacio, así­ como el patio de la Cisterna que debe su nombre al aljibe que recoge las aguas de la lluvia. El patio está construido por columnas con capiteles con figuras y animales mitológicos, destaca también la cúpula morisca.

Ermita de Nuestra Señora del Canto:
Su planta tiene forma de cruz latina muy alargada con cúpula semiesférica, en el crucero, y que fue reedificado tras la guerra de independencia. La portada septentrional es de estilo barroco pero discreto y sobrio. El retablo es barroco el primer tercio del siglo XVIII. En su interior se rinde culto a la Virgen del Canto patrona de la ciudad. Es una escultura del primer tercio del siglo XIII labrada en piedra arenisca, policromada que representa a la Virgen con su hijo en brazos. El culto a esta virgen aparece ya documenta en el siglo XV llamada La Dueña quizás ya era por entonces patrona de Toro.

Puente Romano:
Fue construido en el siglo XII, y la parte principal de su estructura es bajo medieval del siglo XIII  posiblemente sobre un puente romano anterior, al que debe su nombre. Es de estilo románico tardí­o con sillerí­a arcos doblados y apuntalados.

Palacio de las Bolas:
Fue construido en el siglo XVII por los descendientes de los marqueses de Gros, cuyas armas campean sobre el balcón abierto encima de la puerta. En su interior, en el rellano de la escalera, aparece un relieve gótico del siglo XV, que representa la Anunciación.

Palacio de Valparaí­so:
Fue una mansión enriquecida por una colección de pintura, escultura, marfiles etc. de la que no se conserva nada en la actualidad. Fue reedificado en el siglo XVIII y en su magnifica fachada campean los escudos de los Vivero.

Monasterio de Sancti Spiritus:
Fundado en el año 1307 por la infanta de Portugal, doña Teresa Gil. Su templo, de una sola nave, tiene un artesanado de armadura mudéjar. Tiene un claustro con 48 columnas dóricas sobre pretiles y un museo con fondos del propio monasterio. Destacan además la azulejerí­a de pavimentos y zócalos y el retablo mayor, de estilo churrigueresco. En la actualidad funciona en el edificio una hospederí­a mixta. En su interior se encuentra el sepulcro de la reina Beatriz de Portugal, un mausoleo hecho en alabastro con pilares góticos ricamente labrados. También alberga una interesante colección de sargas única en su género. En su interior cabe destacar la sala capitular, el refectorio y como ya hemos comentado el claustro.

FIESTAS

Las fiestas de Toro están muy relacionadas con el vino pero también con lo medieval y la Semana Santa:

Fiesta de la Vendimia Toro
Se celebra entre los dí­as 10 y 12 de octubre. La fiesta se inicia con el pregón y consiste en un desfile de carros engalanados, tirados por animales y cargados con cestas de uvas, también se realiza la pisada de uvas y la degustación del primer mosto, y un concurso de cestas de merienda. Destaca el Mercado Medieval en el se encuentran artesanos, juglares, damas y caballeros que invitan a los visitantes a participar. Los bares y restaurantes participan con una muestra de los platos más representativos de la gastronomí­a toresana.

Se realizan catas organizadas por el Ayuntamiento y dirigidas por el Consejo Regulador de la D.O. Toro, que tienen acceso libre para todo el que quiera participar. Fue declarada fiesta de interés turí­stico regional en el año 2004.

Destacan los carnavales, uno de los más destacados de Castilla y León y declarados fiesta de interés turí­stico regional. Siendo uno de los pocos que sobrevivió a la prohibición franquista.

El Lunes de Pentecostés se celebra la Romerí­a del Cristo de las Batallas.
Se celebra en la Ermita del Cristo de las Batallas, situada en plena vega. Tras la misa y procesión se degusta una merienda.

En el verano se celebra la Feria del Ajo en el mes de junio.

El 28 de Agosto se celebran las fiestas y ferias de San Agustí­n en las que se celebran desfiles de carrozas, y el festejo llamado fuente del vino que consiste en colocar un barril de vino en el centro de la plaza de toros y soltar un novillo, que tratara de impedir que los mozos se apoderen del barril.

Las fiestas patronales se celebran el dí­a 8 de septiembre en honor a la Virgen del Canto y continúan los dí­as siguientes durante la fiesta de la vendimia.

MUSEOS

Casa Museo de Delhy-Tejeda
Dirección Plaza Delhy Tejero, 5
Horarios: Visita con previa petición. (Actualmente se encuentra cerrado por obras)                              
Teléfono 980690054
Tema: Se centra en la vida de la artista, con obras y objetos personales.

Museo de Escultura Medieval de la Iglesia de San Salvador
Dirección: Plaza de San Salvador s/n
Precio: 1 "‚¬
Horarios Verano: de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.00 horas.
               Invierno (octubre-diciembre), de 10.00 a 14.00 y de 16.30 a 18.30 horas.         
               Lunes, cerrado.
Teléfono: 980694747
Tema: Se centra en escultura de tipo religioso, destacando:
           Cristo Crucificado del siglo XIII procedente de la Ermita del Canto.
           Asunción del siglo XVI, de Abezames.
           Sarcófago del siglo XIV, hallado en la iglesia de Arbás.

Museo de San Sebastián de Los Caballeros
Dirección: Plaza de la Paja s/n
Precio: 0,60 "‚¬
Horarios: Verano, de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.00 horas.
    Invierno, de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 19.00 horas.
               Sábados y domingos, sólo de 12.00 a 14.00 horas.
Teléfono: 980694747
Tema: Frescos góticos, del monasterio del Real Monasterio de Santa Clara, recientemente restaurados

Museo del monasterio de Sancti Spiritus.
Precio: 3 "‚¬, para grupos de más de 15 personas 2 "‚¬
Dirección Paseo del Canto, 27
Horarios: De 10.30 a 12.30 y de 16.30 a 18.30 horas.
                Visitas guiadas: 10.30, 11.15, 12.00, 17.30, 18.15 y 19.00 horas.
                Lunes, cerrado.
Teléfono 980690304
Temas: Religioso, destacan obras como el sepulcro de doña Beatriz de Portugal, esposa de Juan I de Castilla. También hay colecciones de arte sacrote la diócesis.

Oficina de Turismo
Dirección: Plaza Mayor 6
Teléfono:   980 694747
E-Mail:  turismo@toroayto.es
Horarios: En invierno de octubre a junio de 10:00 a 14:00h y de 16:00 a 19:00.
                 Lunes cerrado y domingos tarde.
                 En verano de julio a septiembre de 10:00 a 14:00h y de 16:00 a 20:00h
                 Lunes cerrado.