Beber alcohol de forma moderada y preferiblemente vino puede alargar la vida hasta en cinco años, al menos en los hombres, según una investigación publicada en el Journal of Epidemiology and Comunity Health.

En cambio, aumentar el consumo de alcohol más allá de esta dosis reduce la extensión de la esperanza de vida.

Algo debían de saber nuestros abuelos cuando se tomaban un vaso de vino a la hora de comer, como bien demuestra un estudio holandés que ha seguido los hábitos de vida de 1.373 hombres entre los años 1960 y 2000. Según este estudio, publicado en Journal of Epidemiology and Comunity Health, tomar medio vaso de vino al día puede ser suficiente para incrementar la expectativa de vida en cinco años, al menos en los hombres. Los autores neerlandeses basaron sus hallazgos en una muestra aleatoria de 1.373 varones.