Los vinos varietales son aquellos elaborados con un solo tipo de uva o por lo menos con un 80% de una misma variedad. Solo cuando cumple con esta condición, un vino puede llevar en la botella el nombre de la variedad. Los vinos genéricos o de corte son elaborados con más de dos tipos de uvas.

Existen dos grandes razas de uvas, las blancas y las tintas pero entre ellas hay muchas estirpes con características diferentes. Los grandes clásicos de argentina son el Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec pero existen muchas otras cepas.

Algunos vinos son denominados por su lugar de origen, por ejemplo el Chablis o el Borgoña, el Jerez, el Oporto, o el Champagne, no son varietales, deben su nombre la zona de origen, los vinos nacionales denominados así están elaborados con el mismo procedimiento que los originales.