La VIII edición del Concurso Internacional de vinos Bacchus 2008, organizado por la Unión Española de Catadores registro cifra récord en cuanto a vinos participantes, con un total de 1683. La excelente Bodega Urabain (DO Navarra) obtuvo el prestigioso BACCHUS DE PLATA conPrado de Chica Selección Especial 2006. 

El evento fue testigo de la mayor congregación de catadores internacionales de sus doce años de vida, con más de 80 profesionales procedentes de 17 países quienes se encargaron de otorgar un total de 505 galardones, 145 Bacchus de Oro y 350 Bacchus de Plata, que se unieron a los 10 Grandes Bacchus de Oro. Destaca el gran éxito de los vinos españoles con 448 galardones, de los cuales 126 han sido para vinos provenientes de Castilla y León, 59 de La Rioja, 43 de Cataluña y 42 de Andalucía.

Las 57 medallas otorgadas a vinos extranjeros se repartieron entre 17 países, entre los que destacaron Portugal con 15 galardones y Francia e Italia con 10 y 8 galardones. Israel, Sudáfrica, Túnez, Serbia, México y Perú aparecen por primera vez en el medallero de Bacchus mientras que repiten países tradicionales como Argentina, Alemania y Uruguay.

Al igual que en pasadas ediciones, Bacchus se rigió bajo los estrictos criterios dispuestos por la OIV para este tipo de competiciones. Esta normativa impone el total anonimato de los vinos participantes, lo que asegura la total objetividad de los catadores en la evaluación de los mismos, así como el rango de puntuaciones que se establecen a la hora de otorgar las preciadas medallas ?Bacchus?. De esta manera, los grandes Bacchus de Oro se limitan a puntuaciones comprendidas entre 95 y 100 puntos, mientras que los Bacchus de Oro y Plata corresponden a puntuaciones superiores a 90 y 85 puntos respectivamente.

Durante las cuatro jornadas de las que se compuso el Concurso Internacional de Vinos Bacchus, Madrid se convirtió en la auténtica capital del mundo del vino, contando para ello con la colaboración de entidades como la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II y los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen Rioja y Rías Baixas, quienes, junto a la Unión Española de Catadores, se encargaron de agasajar a los catadores participantes con una completa oferta gastronómica.