Con la vista puesta en el desarrollo turístico que ha supuesto la implantación de bodegas en la desembocadura del Duero en Oporto, en la zona internacional del río situada entre las provincias de Zamora y Salamanca y la frontera con Portugal, se ha puesto en marcha una iniciativa que pretende aprovechar la enología como atractivo turístico de la zona.

Para ello se ha creado una asociación denominada Vinduero-Vindouro que promocionará una ruta de enoturismo que abarca tanto la zona del parque natural Arribes del Duero como el del Douro Internacional, situado en la otra orilla del río, en territorio portugués.

La promoción de esta nueva ruta de enoturismo se ha iniciado hace apenas cinco meses con la presencia de la asociación en ferias de turismo desarrolladas a uno y otro lado de la frontera. Por el momento, la ruta se ha dado a conocer el pasado mes de octubre en la feria Gorazes que se celebra en la localidad portuguesa de Mogadouro, así como en el salón del vino de Trabanca y en la feria de turismo provincial de Lumbrares, ambas en la provincia de Salamanca.

La última acción promocional tuvo lugar la pasada semana en la feria Innovaduero que se celebró en Ifeza, mientras que esta semana la asociación promotora de la ruta ha organizado un curso de cata en Trabanca, según han informado dos técnicos de Vinduero, Ana Belén Cerezo y Nuria Rodríguez.

Rutas del queso y del vino con visitas a bodegas e industrias y degustaciones de los productos de la tierra son otras de las actividades que pretende promocionar la asociación, que está en plena campaña de captación de socios. Por el momento, además de los apoyos institucionales, la asociación Vinduero-Vindouro cuenta con más de una veintena de empresas privadas adheridas, aunque el objetivo a largo plazo es que formen parte de ella la mayor parte de los negocios relacionados con el sector turístico y la venta de productos agroalimentarios de la zona.

Por el momento, la asociación ya ha editado un folleto promocional de la ruta enológica del parque natural Arribes del Duero y del parque natural portugués Douro Internacional. El mapa de la ruta incluye un total de 110 recursos turísticos de la zona, entre los que figuran bodegas e industrias vitivinícolas, alojamientos turísticos, museos y centros de interpretación, oficinas de turismo, restaurantes, tiendas, monumentos del patrimonio histórico y parajes que forman parte del patrimonio natural de la zona.

Entre estos recursos figuran una veintena pertenecientes a la provincia de Zamora y ubicados en localidades como Fermoselle, Formariz, Fornillos y Pinilla de Fermoselle, Almeida de Sayago, Torrefrades, Gamones, Badilla, Mámoles, Torregamones, el salto de Villalcampo, Villardiegua de la Ribera y Villadepera.

El folleto promocional de la ruta, de edición bilingüe en español y en portugués, ofrece 'una cuidada selección de bodegas y establecimientos turísticos' de ambos parques naturales que destacan por su 'calidad y experiencia' y que ayudarán al visitante a 'ahondar en la cultura del vino y a disfrutar de los mejores places de la vida'.

Los promotores de la iniciativa destacan de ésta que es pionera en la promoción conjunta y puesta en valor de los recursos naturales, medioambientales y paisajísticos de estos dos espacios naturales, de forma que supera así las 'ancestrales barreras que han condicionado y limitado nuestro progreso y desarrollo económico', apuntan los responsables de la asociación Vinduero.

Como primer objetivo del proyecto figura promover y facilitar acciones de interés general y social que favorezcan el desarrollo económico, cultural y laboral en los parques naturales de la zona. También se busca un nuevo modelo de desarrollo interterritorial que gire en torno al mundo del vino y su cultural, que constituye un recurso local de gran proyección.

La iniciativa aspira además a favorecer y potenciar el flujo social y económico entre España y Portugal, lo que tendrá su reflejo en la creación y consolidación de puestos de trabajo y de un modelo de desarrollo sostenible que frente la despoblación en el área ámbito de actuación.

José Luis Pascual, de la asociación Vinduero, expone además otros objetivos, como el de impulsar un 'profundo cambio de actitud y perspectiva en el entramado social y económico de las poblaciones existentes' en estos dos parques naturales, con el fin de reducir los obstáculos de comunicación y desarrollo.

Del mismo modo, se quiere fomentar la cooperación con los agentes económicos y sociales de otras regiones, así como aprovechar las oportunidades de colaboración que puedan surgir. El referente más cercano para esta ruta internacional del Duero es el desarrollo enoturístico de la desembocadura del río, donde las bodegas de Vila Nova de Gaia, en la margen izquierda del río, junto a Oporto, constituyen en la actualidad un elemento de dinamización turística y también económica.

De hecho, un proyecto similar al que se pretende implantar en el Douro Internacional se lleva a cabo desde hace años en la desembocadura del río y allí se captan cerca de tres mil turistas anuales a través de esta iniciativa.