Con el fin de semana, se incrementan los accidentes de tráfico. Aunque parezca mentira, todavía hay quien no entiende que alcohol y conducción maridan mal, tal y como demuestran las cifras cada año. Hay alternativas, como las bebidas sin alcohol (incluídos los nuevos vinos), la rotación en la conducción con amigos o el transporte público. Evita un mal trago.

Aunque hay bebidas y bebidas, toda aquella que lleva alcohol es depresora del sistema nervioso central, lo cual se se manifiesta en dos fases:


Primero se produce excitación, por afectación de los centros nerviosos superiores y después sedación por la acción de depresión del resto de las estructuras nerviosas superiores.


1. Primero produce alteraciones en la conducta y modificaciones sensoriales: desinhibición,
pérdida de autocontrol, euforia, excitación, alteraciones de la visión...

2. Posteriormente libera impulsos primitivos, alterando la afectividad, y provocando
irritación, agresividad...

3. Puede llegar a provocar sí­ntomas de narcosis. Las funciones motoras y sensitivas se afectan profundamente, hay una clara somnolencia y sopor.

4. Finalmente, te puede conducir al coma, e incluso a la muerte por parada respiratoria.

Accidente relacionado con el alcohol es aquel en el que un conductor o peatón implicado
presenta un nivel por encima del lí­mite legal. En España, se han reducido los lí­mites legales de alcoholemia. Real Decreto 2282/1998, de 23 de octubre.

La mayorí­a de los accidentes graves en jóvenes se produce en fin de semana. La primera causa es el alcohol y, en muchos casos, la falta de experiencia al volante. Por eso ha bajado a 0,3 gr/litro el nivel de alcohol en sangre permitido para conductores con menos de dos años de experiencia.


Basta un cubata o una lata de cerveza en un adulto de peso medio para alcanzar este nuevo
lí­mite. Los riesgos del alcohol se multiplican si se mezcla con otras sustancias o medicamentos.

Las consencuencias pueden ser:

- Una multa.
- La suspensión del permiso de conducir.
- Una condena con privación de libertad.

PAGAR EL EXCESO CON TU VIDA.


No te pases, ahórrate un mal trago.