Hay gente que acostumbra a construir bodegas caseras en los sótanos. También los hay que almacenan su pequeña colección en un armario climatizado. Seas de unos u otros, te mostramos una serie de tips sobre qué debemos almacenar. Consejos muy interesantes.

UNO: SEA OBJETIVO
Al momento de elegir un vino, debe separar la idea de que está haciendo una inversión de sus gustos personales. No es lo mismo comprar seis botellas de su vino favorito que una sola de una cosecha especial que, después de algún tiempo, aumentará de valor. Piense bien antes de decidir.

DOS: CON SEIS ES SUFICIENTE
Si desea probar y saber en qué cambia un tipo de vino en el lapso de un año, con seis botellas del mismo ejemplar es suficiente. Cada dos meses puede abrir una, degustar, anotar los cambios en una libreta y al final del año hacer un diagnóstico. Además, con esta modalidad podrá ahorrar espacio en su bodega en casa para almacenar más botellas.

TRES: UN BUEN VINO
No todo el vino que se compra se toma enseguida, por ello hay que tener en cuenta a la hora de adquirirlos algunas características esenciales como que envejezcan bien; es decir, que con el pasar de los años su sabor sea más delicioso y no pierda calidad. Si luego de un tiempo usted decide sacar de su bodega un vino maduro, esto demuestra que hizo un buen trabajo.