Con frecuencia vemos anunciar catas verticales, horizontales o ciegas en certámenes, concursos, ferias o degustaciones. Y es que dependiendo de la situación se pueden plantear distintos tipos de cata que nos permitan mostrar distintos matices del análisis sensorial. Somos de los que pensamos que la cata es juego y que se aprende a catar catando así que para iniciarse en el camino, qué mejor que conocer la tipología de cata.

Cata Vertical
Se catan distintas añadas del mismo vino con el fin de preservar la evolución del vino en el tiempo, identificar cuales son las mejores añadas o analizar cambios en los métodos de vinificación de las bodegas a lo largo del tiempo. En estos casos, el orden de la cata que sugerimos, aunque subjetivamente, es empezar por la añada más antigua.

Cata Horizontal
Se catan vinos que tienen características en común entre si: la añada, la zona geográfica o la misma variedad de uva, métodos de vinificación o tipicidades de suelo.

Cata Ciega
Se conoce así a las catas en las cuales los participantes conocen de antemano los vinos o bien alguna temática definida como el tipo de uva o la añada; sin embargo, las botellas se encuentra tapadas. Se asigna un número para identificarlos luego.

Sugerencia: Vino a Ciegas es un elemento muy útil para aficionados que desean adentrarse en este apasionante mundo.