Se trata de un invento que se ha creado en Sudáfrica que cura todos los "efectos adversos" de beber alcohol en exceso. Los dolores de cabeza surgen por causa de los sulfitos, que se introducen en las botellas de vino para matar todos los microbios indeseados y para limitar la oxidación del vino. Una nueva máquina creada por L'Ormarins permite retirar en la mayor cantidad posible los sulfitos por medio de rayos ultravioletas.

 

Surepure es el nombre que ha recibido esta tecnología y en estos momentos se la está probando en varias regiones de Sudáfrica así como también en California, Chile, Nueva Zelanda y Australia. Lo interesante de este adelanto no es solamente que permite evitar resacas sino que también puede mejorar el sabor del vino, porque los sulfitos matan elementos claves de los vinos.

Es una gran máquina que permite procesar 4,000 litros de vino al mismo tiempo y repetir el proceso la veces que se quiera. Parece que se viene un gran cambio en el modo en que se fabrica el vino.