Research ha realizado un completo estudio entre consumidores usuales y marginales de vino en el mercado estadounidense con objeto de entender mejor las percepciones sobre la sostenibilidad y motivaciones de compra entre estos dos conjuntos de consumidores.

Los consumidores frecuentes, que se estima entre 18 y 19 millones en EEUU y que, a su vez, representan las tres cuartas partes del gasto en vino en el país, son los clientes más preocupados por los caldos que hayan sido producidos de forma sostenible. De acuerdo con Christian Millar, fundador de Full Glass Research, y director del estudio, "los consumidores frecuentes tienen un mejor conocimiento y definiciones más precisas sobre lo que supone el término sostenibilidad? . Así, casi una tercera parte de estos consumidores afirman haber comprado vinos producidos de forma sostenible.

Sin embargo, el estudio determina que este tipo de producto no se consume todo lo que se quiere debido, en gran medida, a su escasa disposición en el mercado y a la falta de herramientas necesarias para identificar a los vinos producidos de forma sostenible.

Entre los consumidores marginales o esporádicos, aproximadamente la mitad no está seguro de la definición exacta de un vino sostenible, según indica la encuesta.