Por José Alvarez-Ude. Ya llegado el invierno, y a punto de empezar la temporada de nieve, nos dirigiremos en esta ocasión hacia los pirineos. En la comarca de Sobrarbe, al norte de Somontano, se encuentra el Parque Nacional de Ordesa Monte Perdido donde brota un pequeño pueblo llamado Aínsa.

Se trata de una pequeña villa con casco antiguo que está presidido por un Castillo cuyos orígenes se remontan al siglo XI, a escasos metros de su curiosa Plaza Mayor, ya que sus soportales de entre los siglos XIII y XV son diferentes entre si, a escasos metros de la Plaza Mayor encontramos la iglesia de Santa Maria del siglo XII en la que destaca su claustro. Pero sin duda lo más llamativo de este lugar es pasear por sus empedradas calles en las que podemos trasladarnos a tiempos pretéritos.

A escasos 7 Km. en Boltaña no debemos dejar de visitar el su antiguo monasterio del Carmen hoy convertido en un hotel de cinco estrellas de la cadena Barceló.

Si nos dirigimos hacia el sur bordeando el Embalse de Mediano, encontramos Coscojuela de Sobrarbe en donde no podemos dejar de visitar el castillo y la iglesia de San Emeterio y San Celedonio de Samiter construidos en el siglo XI y que ofrecen una de las mejores vistas de la comarca.

Si continuamos hacia el sur llegamos a la ciudad de Barbastro fundada en el siglo IX con un rico patrimonio histórico, destacando la Catedral de la Asunción del siglo XVI de estilo gótico tardío y barroco, cerca de la ciudad encontramos el Monasterio de la virgen de Pueyo.
Barbastro es la Capital del Somontano y sin duda uno buen lugar para empezar a visitar esta D.O.

Desde aquí nos podemos desplazar hasta Alquézar situado a 23 Km. en le que destaca su Colegiata de Santa Maria y su villa medieval sobre el Cañón del Río Vero. Siendo este un magnifico lugar para visitar el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, de espectacular bellaza y donde podemos encontrar robellones o trufas negras, siendo un buen lugar para los amantes de la micología.

También podemos destacar que aquí se han conservado interesantes muestras de pinturas rupestres, legado de gente que habitaron estas tierras desde el Paleolítico, así como muestras de arte esquemático y levantino ya de época neolítica.

Dada su importancia la UNESCO les concedió la distinción de Patrimonio Mundial.

Se trata en conjunto de un lugar en el que el vino la gastronomía, la cultura y la naturaleza se juntan para hacer que el visitante disfrute de estas tierras pudiendo realizar diferentes actividades.

Más información:
http://www.monasteriodeboltana.es/
www.rutadelvinosomontano.com

Jose Alvarez-Ude Pardo

Enoturista