El oporto es un vino procedente de las laderas inclinadas que enmarcan al río Duero en zona del valle de Oporto (Portugal) con una denominación de origen establecida en 1756 por el Marqués de Pombal. Puede estar elaborado con 26 variedades de uva tinta de las que destacan Touriga Nacional, Touriga francesa, Tinta Barroca y Tinta Roriz; y 19 blancas que se utilizan para coupages con otras tintas, salvo las excepciones de Moscatel y Malvasía Fina. Su elaboración está marcada por un parón en su fermentación cuando el vino alcanza 7º de alcohol, una adición de un alcohol destilado de 72º y por una breve estancia en grandes pipas de roble (máximo 2 años).

El resto de su crianza se realiza en botella lo que hace que en el caso de los vintage, con muchos años, gran cantidad de alcohol y un buen porcentaje de azúcar debido al freno en su fermentación, el tapón quede pegado al cuello de la botella y practicamente descompuesto. Este hecho es el causante de que un vintage, en el momento de llegar a la mesa, deba verse envuelto de una especial parafernalia denominada "degüelle" que a contnuación describimos.

Lo primero que debe hacerse, siempre con gran cuidado, es quitar el plomo de la botella. A continuación y con unas tenazas que previamente se calientan al rojo vivo, se abraza en cuello de la botella, dejando que el calor actue en el cristal durante aproximadamente un minuto. El degüelle es una operación que se debe al contrate calor/frío por lo que la siguiente operación es la de pasar por el cuello una esponja o pluma fría. Esta acción conlleva la rotura del mismo con un corte totalmente limpio.

Seguidamente se debe pasar (decantar) el vino a un recipiente (decanter) especial con la base totalmente plana y muy ancha para que el oporto, que es un vino muy cerrado, pueda tener gran cantidad de oxígeno para abrirse y desarrollar todas sus cualidades. Además en la decantación se separan los sedimentos propios de su larga crianza en botella del vino en si de manera que quede totalmente limpìo y adecuado para beber. Una vela encondida puesta debajo de la botella en el momento de la decantación puede ayudar a observar su caida de sedimentos en el decantador.

Para finalizar no hay más que pasarlo a una copa, comprobar su limpieza y disponerse a disfrutar de un excelente vino.