Por Verónica Giuliani. Mendoza, fue elegida una vez más como sede del XI CONGRESO LATINO AMERICANO DE VITICULTURA Y ENOLOGÍA que tuvo lugar del 26 al 30 de Noviembre de 2007. En esta oportunidad también se aprovechó para festejar el 20 Aniversario de la designación de Mendoza como Cuidad Internacional de la Vid y el Vino.

 

El Congreso latinoamericano de Viticultura y Enología se realiza cada dos años en diferentes ciudades del mundo, el último tuvo lugar en Brasil.

En esta oportunidad bajo el lema "Seduciendo al consumidor" el objetivo fue "Debatir e intercambiar conocimientos técnicos, científicos, comerciales y estratégicos que conforman la nueva visión de la vitivinicultura, establecer criterios para la elaboración de productos que respondan a las exigencias de los consumidores y analizar las vías de acceso a nuevos mercados." Tal como expresaron María Alejandra Lozano, presidenta de CLEIFRA (Centro de Licenciados en Enología e Industrias Frutihortícolas de la República Argentina) y Raúl Guiñazú, presidente del INV; las dos instituciones organizadoras. En este sentido el principal objetivo del encuentro fue poner la atención en el consumidor, que en definitiva es un eslabon más que importante cuando hablamos de la venta de vinos. Se trató mediante charlas y debates de establecer que el constante descubrimiento y análisis del consumidor debe estar presente en todo momento. Y esto es de suma importancia si se tiene en cuenta que el mundo del vino está sufriendo un excedente en la producción de vinos con respecto a la demanda. Como consecuencia de esto, obtenemos un impacto negativo en el precio de los mismos. Por lo tanto hoy nos encontramos ante un nuevo desafío: Acaparar más nichos de consumidores. En 2006 la producción mundial de vinos alcanzó los 285 millones de hectolitros, mientras que el conusmo mundial de vinos fue de 240 millones de hectolitros en el mismo año. Esto indica que hay un margen de producción de vinos que necesitan ser ubicados en el mercado.

El negocio del vino es un mercado en constante evolución y renovación por lo que no debería ser tan difícil lograr captar la atención de consumidores olvidados. La clave está en las estrategias que se lleven a cabo teniendo muy en claro que objetivo se busca. No olvidemos que el consumidor actual se encuentra muchas veces desorientado a la hora de elegir ya que existe una gran oferta de vinos. Por lo tanto es de extrema importancia, definir el grupo de consumidores al cual apunto con mi producto y la estretegia de comunicación que voy a implementar para llamar la atención. Recordemos que el marketing dirigido y planificado juega un papel muy importante a la hora de obtener resultados positivos.