El Salón del Vino de Turín celebró su 6ª edición, trasformandolo en la capital de Baco. Organizado por la Promotor International, el Salón ha demostrado el creciente interés de los operadores, un 35% más respecto las precedentes ediciones, y también de los enoapasionados; concretizando considerables intercambios comerciales en el Workshop internacional El vino italiano a la conquista de nuevos mercados.

 

Los datos han confirmado, por lo tanto, que la filosofí­a de las seis ediciones del Salón del Vino es justa: el evento es en efecto un válido momento de verificación para la economí­a del comparto enológico y de análisis de las tendencias en el mundo del vino.

El considerable aumento de los operadores ha sancionado como el Salón del Vino mantenga un carácter exclusivamente profesional, aunque los dí­as de sábado y domingo fueran dedicados a los apasionados del vino, permitiendo a ellos la entrada previo ticket a pagar con la posibilidad de varias degustaciones gratuitas y ordenar al por mayor aprovechando del Shopping de Baco. La apertura al público ha permitido un contacto directo con las bodegas y los consumidores, abriendo de hecho un canal de "€˜direct marketing"€™ con las empresas expositoras. Estas han tenido una ulterior posibilidad de contacto con sus clientes en el último dí­a de la reseña. Con la mitad de los 12 euros del ticket de entrada pudieron invertirla en compra de vino directamente a los productores que exponí­an en feria. Por supuesto con seis euros no podí­an abastecerse la bodega, sino comprarse una botella de buen vino.