>Es un tema recurrente en esto del descorche, la elección del modelo de sacacorchos. Sin duda alguna, el más útil y utilizado es el de espiral, de dos tiempos. Sin embargo, el coleccionismo de corchos así como la delicadeza en la extracción está dando notoriedad a un tipo particular que lleva por nombre sacacorchos de láminas.

 

La ventaja es que no perfora el corcho, con lo cuál nunca caen trocitos de corcho en el vino. Además, en vinos de cierta edad y corchos delicados nos garantiza que el tapón no se va a partir al abrir la botella.

La pega, que requiere tener cierta práctica. Hay que introducir la lámina más larga en un lado del corcho, luego la otra y, con un ligero vaivén, introducir las dos totalmente. Luego un sencillo movimiento rotatorio y extraemos el corcho sin problemas.

Pueden encontrar estos sacacorchos en tiendas especializadas y en comercios online por unos 5 euros.