Las comunidades autónomas que registran los consumos de vino más elevados son, por este orden, La Rioja, Cataluña y Navarra. Por el contrario, los consumos per cápita más bajos se dan en Extremadura, Canarias y Murcia. Un riojano bebe unos 20 litros más al año que un extremeño, comenta Pau Roca, Secretario General de la Federación Española del Vino (FEV). Según datos del Anuario de Alimentación en España, publicados por MERCASA, el mayor consumo de vino, sobre todo con Denominación de Origen, se registra en las grandes ciudades.