No es fácil predecir la calidad del vino desde la uva, y para cuando el jugo se ha fermentado es por lo general muy tarde para corregirlo. La calidad de un vino no se sabe hasta que llega a las tiendas o cuando los críticos lo catalogan. Entonces ¿qué es lo que hace un bueno vino?. Un vinicultor y hombre de negocios en California asegura tener una "fórmula matemática" que responde esta pregunta. "Medimos el color, la fragancia y el sabor del vino y podemos predecir cuál va ser la calidad de éste de aquí a dos o tres años", señaló Leo McCloskey.

Sabores

Lo que ha hecho es identificar las características clave de diferentes vinos y comparar sus observaciones con aquellas que hacen los expertos del producto final.

Con esta información McCloskey dice poder diseñar y predecir un buen producto.

Hasta ahora ha catalogado los 50.000 vinos más importantes del mundo asegura haber "encontrado las matemáticas del sabor".

McCloskey explica: "el vino está compuesto de como 400 ó 500 elementos, pero básicamente nos interesa el color, el sabor, el olor", y agrega "sólo son suficientes 10 ó 20 componentes para obtener un algoritmo (fórmula matemática)".

Tradicionalmente la calidad de la bebida se determina por las descripciones sensoriales.

Pero McCloskey señala que su fórmula ayudara que la evaluación por puntaje de un vino este en manos del vinicultor y no de los críticos.

"Catalogamos todos los 'ratings' que los críticos han dado a los vinos de nuestros clientes, después aplicamos nuestra fórmula matemática y concentrándonos en la composición química vemos lo que a todos les gusta", explicó McCloskey.

"Esta información se la damos al vinicultor y los ayudamos a determinar el puntaje que le podría dar el crítico".

Con este sistema, McCloskey piensa que puede predecir como será un vino antes de que sea embotellado, dándole al productor la oportunidad de modificar el sabor si es necesario.