Existen más de 250 especies de "Quercus" conocidas en todo el mundo, pero sólo unas pocas son las elegidas en la fabricación de barricas para conseguir excelentes vinos. El roble americano, Quercus alba, árbol de porte majestuoso, tronco derecho y amplia copa, es uno de nuestros protagonistas.

 

Sus bosques se extienden por varias regiones de Estados Unidos: Norte Apalaches, Ohio, West-Virginia y Missouri. En Europa, encontramos otra especie de roble muy apropiado para la crianza de vinos de alta calidad, el Quercus Petraea. Francia es la zona geográfica de Europa con más bosques de esta especie, entre los que destacan Le Fôret du Centre, Troncais, Allier y Nevers.

La madera de estos robles es de gran dureza, grano fino, con anillos de crecimiento bien marcados, densa y muy resistente. Es un árbol de larga vida, que puede superar el millar de años.

Un profundo conocimiento adquirido a lo largo de los años, nos aporta la experiencia para elegir los mejores ejemplares. Es importante el lugar donde habitan pues determina el tipo de grano y los aromas que la madera aportará al vino.

La diferencia entre el roble americano y el francés son las siguientes:

El roble americano: Es un roble que trabaja más rápidamente sobre los vinos, se maderizan más rápido (los vinos quedan listos a los 6 meses), y le aporta al vino aromas y sabores a vainillas, vainillinas, chocolates, cueros, humo, tabaco y café. Quedan vinos más salvajes.

El roble francés: Este roble, trabaja más lentamente (los vinos quedan listos de los 12 a los 16 meses) y le aporta al vino los mismos aromas y sabores que el roble americano, pero la diferencia radica en que cuando un vino está terminado es mucho más suave untuoso y mucho más estructurado. Quedan vinos más suaves.

También cada una de estas variedades varía, en cuanto lo que aportan al vino, según el tipo de grano y su tostado, que puede ser suave, medio o fuerte. Y según la edad de la barrica, cada barrica dura aproximadamente 3 años, pero es muy diferente lo que aporta una barrica de primer uso o nueva, que una usada. Las usadas, generalmente se utilizan como simples contenedores de vino, ya que después de su vida útil ya no le aportan nada a los vinos.