El gurú Robert Parker da la máxima nota a cinco tintos españoles por primera vez en la historia. La lista del influyente crítico premia el trabajo realizado con la excepcional añada del 2004. España ha entrado, por fin, en la liga de las estrellas de los vinos mundiales. La última lista del gurú norteamericano Robert Parker, lo más parecido a la guía Michelin de los restaurantes, ha distinguido por primera vez a cinco tintos con la matrícula de honor: 100 puntos. Los cinco vinos que han tocado el cielo son dos riojas (Viña El Pisón y Contador), un priorat (Clos Erasmus), un toro (Termanthia) y un ribera del Duero (Pingus). Todos ellos pertenecen a la extraordinaria cosecha del 2004 y encabezan una relación de 984 caldos probados entre septiembre del 2006 y este enero. Países de gran tradición en caldos de altísima calidad como Francia, Italia, Alemania y Portugal, y otros con menos pedigrí como EEUU y Australia ya contaban con vinos 100.

Los cinco vinos que han tocado el cielo son dos riojas (Viña El Pisón y Contador), un priorat (Clos Erasmus), un toro (Termanthia) y un ribera del Duero (Pingus). Todos ellos pertenecen a la extraordinaria cosecha del 2004 y encabezan una relación de 984 caldos probados entre septiembre del 2006 y este enero.

Países de gran tradición en caldos de altísima calidad como Francia, Italia, Alemania y Portugal, y otros con menos pedigrí como EEUU y Australia ya contaban con vinos 100. Ahora, con la bendición de Parker, España se pone a su altura gracias a una excepcional añada y un trabajo de largo recorrido que había generado un interés creciente entre los especialistas de todo el mundo.

De hecho, varias veces los caldos españoles habían rozado los 100 puntos. Viña El Pisón, por ejemplo, había logrado 99 en 1995, igual que Clos Erasmus en 1994 y 1998, y Contador en el 2003. Pingus ya sabe lo que es sacar 98 varias veces. "Referencias como esta ayudan mucho en términos de imagen a todo el conjunto de la denominación de origen y hacen aumentar las ventas de los vinos distinguidos", afirmó ayer un portavoz del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja. "Los vinos españoles estaban ganando muchos enteros en el último lustro pero tenían más calidad que prestigio. Con esta lista se están empezando a igualar ambas cosas".

Las valoraciones de Parker se hacen sobre 100 puntos. Con menos de 85, puede considerarse de lo más normal. Si se sitúa entre 85 y 89, es un buen vino. De 90 a 95 es magnífico. Y de 96 a 100, excepcional.

PRECIO DOBLADO
Esos baremos son palabra de dios en todo el mundo de la enología. De ahí la importancia de contar con el aval de Parker. De hecho, el precio de estos caldos se dispara cuando llegan a los 100 puntos. No ha sido la excepción en este caso: las botellas valían entre 100 y 200 euros hace unos días (Pingus ya costaba unos 600); hoy ya cuestan el doble y antes de fin de año no se venderá ninguna por menos de 500 euros. Si no se agotan antes. Una de las razones de su alto precio (incluso antes de obtener la máxima valoración) es que se trata de vinos mágicos y producciones limitadísimas, que oscilan, según la bodega, entre las 2.000 y las 5.000 unidades.