En mercados poco conservadores como el Japonés, la industria experimenta con envases extraños, mezclas difícilmente etiquetables. Vodka de tocino, licor de marihuana, cervezas con lagarto o vino de ratón son algunas de "las propuestas". He aquí un ranking de las 8 bebidas más desagradables del mundo. Para gustos, los colores!

1. Vino de serpiente
Es cierto que los vietnamitas lo elaboran desde hace años, pero a ojos occidentales resulta escalofriantemente novedoso. Esta bebida, que consta de licor de arroz, hierbas y una serpiente destilando veneno, se publicita como antí­doto para la caí­da de pelo y la impotencia. Las proteí­nas letales, se aclara, caen desactivadas por el metanol. Sólo para temerarios.

2. Licor tres lagartos
Los asiáticos parecen tener un gusto especial por los terrarios. Quizá sea superstición, pero en algunos pueblos chinos y vietnamitas circula la creencia de que introducir tres lagartos en un licor otorga más energí­a al cuerpo de quien lo beba. La ecuación serí­a: cuanto más borracho, más poderoso. A esta altura, atragantarse con el gusano de una botella de mezcal resulta un hecho menor.

3. Cerveza de pizza
Idealmente, la pizza se acompaña de una buena cerveza bien frí­a, pero los norteamericanos Tom y Athena Seefurth decidieron acortar camino e inventaron una cerveza de pizza, que es tan artesanal como una redonda de mozzarella. La receta incluye centeno, ajo, tomate, orégano, y una pizca (pero sólo una pizca) de malta. Un asco.

4. Vino de ratón
Otro brebaje con sorpresa. Porque así­ como todo se come, en el Lejano Oriente todo se bebe. Este explosivo cóctel, indigno para una primera cita, es en realidad otra arma contra cualquier enfermedad imaginable, y se prepara en una especie de whisky de arroz, en el que se deja fermentar una crí­a de ratón (máximo tres meses) por espacio de un año. ¡Ah!, para surtir efecto, la alimaña debe ahogarse viva.

5. Stout chocolatada con esencia a donuts
Aunque hay antecedentes de una sweet stout británica, que utiliza cascarilla de cacao para destilar un bouquet de buen cuerpo y dulzón, la malterí­a Shenadoah Brewing fue un paso más allá al introducir esta variedad que no sólo incluye malta chocolatada, sino chocolate real con esencia de donuts, las rosquillas que tanto le gusta a Homero Simpson. Un insulto para los fanáticos de Guinness. Y encima, empalagosa.

6. Cerveza en envase animal disecado
Los fanáticos de Damien Hirst y otros taxidermistas volcados al arte no deben perderse (y si les da el bolsillo, adquirir) la nueva lí­nea de la cervecera BrewDog. Se llama The End of History, y es altí­sima tanto en alcoholemia (55 %) como en presentación: son 12 envases de colección, a 765 dólares cada uno, con la apariencia de siete armiños, cuatro ardillas y un conejo... disecados.

7. Licor de marihuana
Este invento procede de Holanda, y al igual que el yuyo del que se extrae, se vende libremente en las calles de Amsterdam. La graduación alcohólica es más bien liviana (sólo un 14,5 %); claro que lo pesado acá viene por otro lado, y dicen que basta con observar su verde electrizante para rendirse a sus encantos. Otro dato: se recomienda como digestivo para después de las comidas.

8. Vodka de tocino
Al fin, una bebida con "huésped" que no resulta tan repulsiva. El Bakon Vodka se manufactura en la ciudad de Seattle; cuenta en su interior con una lonja de tocino recién cocido y es, desde luego, un vodka espirituoso, picantón. Se lo publicita como ideal para hacer un Bloody Mary y experimentar creando otros tragos.

Artí­culo de Jorge Luis Fernández de Planeta Joy