Es curioso como cada país, cada edad, cada estatus social e incluso cada sexo tiene una imagen particular del vino. Sin embargo, todos, o casi todos, tenemos opiniones similares cuando hablamos de una tipología de vino en concreto. Este resumen de un informe realizado a los jóvenes te hará comprender que opinamos de tintos, blancos, rosados, cavas o todos en general.

 

- El tinto "construye" la cultura del vino en general. Capitaliza los valores de la "categorí­a vinos". Se le asocia con tradición, confianza y bonomí­a para la salud. Tiene un consumo más masculino que femenino y es el más "mitificado"entre los jóvenes. Contempla un claro componente "aspiracional".

- El blanco requiere de menos exigencia (conocimiento) para su consumo. Se percibe más indicado para los jóvenes.

- El rosado se mueve en un terreno que conlleva un cierto grado deambigüedad.

- Al cava se le asigna un espacio muy especí­fico. Percibido como un tipo de vino muy diferencial, se le asocia con "elitismo"y efemérides y se le ve muy vinculado a la publicidad.

Como debilidades del tinto aparece su escasa función para quitar la sed y del blanco su debilidad para distinguir a quien lo consume.