Por Carlos Rodríguez de Aficionate! Hace unas cuantas semanas hablamos sobre la importancia del corcho y lo evaluaba como un elemento vivo y en completa interacción con el vino y que, por ello, se le debe prestar la atención que se merece. No hay gran vino sin gran corcho.

Esto viene a colación, de las ultimas informaciones sobre los tapones de rosca. En los últimos meses se empieza a aceptar en mercados no anglosajones el uso de este tipo de cierre.


Muchas bodegas de España están utilizando este sistema para su vinos de exportación. Pero, en las últimas semanas hemos leído algunos estudios provenientes desde Bélgica y Sudáfrica, en los cuáles se refleja el hecho de haber encontrado elementos que pueden afectar a nuestro sistema endocrino y por tanto vincularlos con el cáncer. Por el contrario, los fabricantes de este tipo de cierres, lógicamente rechazan estas aseveraciones. Estamos ante un hecho que traerá cola, ya que poco a poco y dejando a un lado la opinión personal, se está haciendo un hueco en el mercado, y muchas bodegas españolas han realizado inversiones para poder embotellar utilizando este sistema.

Junto con el tapón de silicona, que traerá, tiempo al tiempo, cola ya que está por ver como los elementos que lo constituyen influyen en el vino.

Estamos ante dos sistemas de cierre ya no tan novedosos y que en el caso de rosca sólo como elementos negativos habían salido a relucir los problemas, en un 2,2% de las botellas que lo usan, de TCA y por otro lado el problema de marketing en países como España, pero estos estudios lo ponen en una situación , cuando menos, delicada.

Es un tema a seguir y que probablemente retrase o haga caer la implantación de este sistema, ya que dichos estudios dejan la puerta abierta a una complicada situación a la que cuando menos debemos prestar atención, y ante la duda nada como un buen ?corcho de corcho?.

Saludos
Carlos Rodríguez
Roco&Wines