En lo referente al vino, son muchos los detalles a tener en cuenta cuando se prepara una mesa.

Sepa, que conviene que el mantel sea blanco (en lo que respecta a apreciar el color correcto del vino). Se recomienda un mulenton bajo el mantel, porque se evitan golpes bruscos de las copas y porque, en caso de derrame de líquido, el muletón tiende a absorberlo.

* El traslado de las copas a la mesa se realizará sin tocar los globos con la mano, cogiéndolas en todo momento por el fuste.

* Se suelen trasladar en bandejas o en manojo, y en este caso, con los globos hacia abajo y los fustes entre los dedos.

* Frecuentemente se colocan en las mesas también hacia abajo para impedir que entren en ellas partículas de polvo. En el momento en que los clientes vayan a tomar posesión de la mesa, se les da la vuelta.

* En los restaurantes de muy alto standing, antes de la toma de posesión se las repasa con el "rechaud" encendido sobre el que se coloca un recipiente con agua. Con la copa hacia abajo sobre el vapor unos instantes, se procede a repasarla con el lito.

* No conviene que haya más de dos copas por comensal, excepto en las bodas (se conoce de antemano lo que se va a beber) en las que se colocan todas las que se van a emplear, de izquierda a derecha, para ayudar el servicio por parte del personal.

* Las copas se colocan a la derecha (el platillo del pan a la izquierda). De las dos copas, la de la derecha es la de vino (se suele colocar en la vertical del cuchillo) y a la izquierda de ésta la del agua. Conviene que la de agua sea más pequeña que la de vino. Si hay espacio suficiente, la copa de vino se pone más cerca del comensal y la de agua un poco más alejada, es decir, la línea entre ambas no sería paralela al extremo de la mesa, caso de ser cuadrada.

* Si se colocan más copas, la de la derecha es de vino tinto, la de centro de vino blanco y la de la izquierda de agua. Si además se coloca la de cava, se sitúa más alejada, entre las de vino.

* Si el cliente solicita un aperitivo, la copa o vaso de éste se coloca a la derecha de la copa de vino, manteniendo esta en su sitio.

* Mientras se sirva el mismo vino no hay que cambiar la copa, salvo accidente de pequeñas partículas, etc.

* Si se cambia de vino, especialmente de blanco a tinto, conviene cambiar también la copa. Se retiran por el mismo lado de servicio del vino, por la derecha del comensal, procediendo al desembarasado colocándolas en una bandeja. Si la copa a retirar contiene vino, puede aplazarse su retirada hasta que las nuevas copas sean colocadas y servidas. Las nuevas copas pueden traerse bien en bandeja, bien en manojo, como antes indicamos.

* Antes del servicio de comidas se prepararán las cubiteras y habrá que cerciorarse de que los vinos que puedan servirse estén a temperatura adecuada.