La ciencia ha descubierto por qué el vino tinto produce somnolencia. En la Universidad de Milán han analizado las uvas con las que se elabora y han encontrado en ellas melatonina, la hormona que regula el sueño. En tres de las variedades estudiadas, Nebbiolo, Merlot y Cabernet, se han encontrado las mayores concentraciones de esta hormona.

La ciencia ha descubierto por qué el vino tinto produce somnolencia. En la Universidad de Milán han analizado las uvas con las que se elabora y han encontrado en ellas melatonina, la hormona que regula el sueño. En tres de las variedades estudiadas, Nebbiolo, Merlot y Cabernet, se han encontrado las mayores concentraciones de esta hormona. Hasta ahora se pensaba que la melatonina sólo la producía el cuerpo de los mamíferos. Los investigadores también han encontrado la misma sustancia en la cerveza.

Hasta ahora se pensaba que la melatonina sólo la producí­a el cuerpo de los mamí­feros. Los investigadores también han encontrado la misma sustancia en la cerveza. Ambas inducen el sueño, aunque, según precisa el trabajo: "Se trata de un adormecimiento poco recuperador del cansancio". Los cientí­ficos italianos que realizaron la investigación ya tienen sus detractores, Richard Wurtman del Instituto de Tecnologí­a de Massachusetts, advierte que posiblemente los cientí­ficos italianos en realidad no han encontrado melatonina, sino que se trata de otra sustancia muy similar. De momento, el estudio se publicará en el Journal of the Science of Food and Agriculture, ya que hasta el momento es la primera explicación que se da a la somnolencia que produce el vino tinto en algunas personas.