Por Jaime Sanz. ¿Por qué los vinos tintos cambian su color? Este fenómeno sucede principalmente por la acción del oxígeno sobre los taninos que hacen virar el color desde el rojo violáceo hasta las tonalidades anaranjadas o teja, debido a una degradación de la materia colorante, que puede llegar a la precipitación total en forma de depósito que termina por asentarse en la panza de la botella. Son los taninos de la uva, las procianidinas, los encargados de proteger los antocianos de la oxidación y asegurar la estabilidad del color rojo.