Decir Marqués de Vargas en el mundo del vino es nombrar la saga de cuatro generaciones consagradas a la elaboración y comercialización de excelentes vinos. Una familia riojana con presencia en 3 denominaciones de origen de referencia.

Fue en 1840 cuando Felipe de la Mata, octavo Marqués de Vargas, realiza las primeras plantaciones de viña en las cercanías de Logroño.

Especialmente memorable fue la figura de Hilario de la Mata, padre del actual Marqués de Vargas, que ostentó durante años la presidencia de una de las bodegas más emblemáticas de La Rioja.


En 1989, el actual Marqués de Vargas, Pelayo de la Mata, cumplió con el sueño de su padre, construyendo una Bodega en la propiedad Hacienda Pradolagar en Logroño. Pelayo de la Mata visitó recientemente Tenerife para la presentación de vinos del Grupo Marqués de Vargas, que él preside.

-Desde su amplia perspectiva y conocimientos, ¿qué valoración le merecen los caldos canarios?

-Como usted sabe, tienen tradición de siglos. No en vano, Shakespeare los mencionaba en alguna de sus obras. No obstante, han sido los últimos veinticinco años cuando los viticultores y bodegueros han llevado a cabo un esfuerzo en viticultura y enología en aras de lograr una óptima calidad. En la actualidad hay vinos muy sobresalientes en las Islas.

-¿Considera que sus productos son de esas marcas de renombre que se adquieren por la firma que llevan las botellas o porque realmente el producto es excepcional?

-El éxito de un vino, como de cualquier producto de consumo, se debe generalmente a distintos factores. En nuestro caso, además de una esmerada calidad intrínseca, tienen detrás un gran esfuerzo en su difusión, en lo que siempre hemos contado con el apoyo inestimable de los medios de comunicación en general y de la prensa especializada en particular.

-¿Cuál es la "niña" de sus ojos?

-Siento igual cariño por todos nuestros vinos. Tal vez el Reserva Privada de Marqués de Vargas sea uno de mis favoritos.

-¿Qué debe tener un gran vino?

-Equilibrio y elegancia.

-¿Los enólogos hacen maravillas con pésimas cosechas?

-Un buen enólogo puede corregir algunos defectos del vino y hacer un caldo aceptable, pero un gran vino siempre tiene que proceder de una uva excelente.

-Un apunte final para los que se aventuran a elaborar vinos.

-Que entren por vocación, no para ganar dinero.