Rusia emerge con fuerza como un cliente importante para los vinos españoles, como demuestran las cifras aportadas por aduanas. Según la FEV, las exportaciones vitivinícolas españolas generaron 975,6 millones de euros, un 12 por ciento más, por la venta de 863,2 millones de litros, el 8% más, debido a que el precio medio subió el 3,5% hasta los 1,13 euros por litro, en comparación con el mismo periodo anterior.

Por países, destacan las exportaciones a Rusia, ya que en los siete primeros meses del año compró 97,82 millones de litros, el 115,5% más respecto al mismo periodo del año anterior -el 11,33% de la cuota total de exportación- y se sitúa así como el tercer cliente más importante en volumen, por detrás de Alemania y Francia.

Ambos países tuvieron un comportamiento desigual en este periodo, ya que mientras los germanos aumentaron las compras de vino español en casi un 12% (144,39 millones de litros), el país vecino experimentó un retroceso del 1,32% hasta 143,34 millones de litros.

En cuanto al valor de las mismas, Rusia, que baja hasta el séptimo lugar en el ránking de los países que más dinero se gastaron en la importación de vino español, pagó 37,21 millones de euros, el 117,05% más y representa el 3,81% del total generado por las ventas de vinos españoles al exterior.

Estas diferencias en el ránking se deben a que el país ha comprado, sobre todo, vinos de mesa a granel, ya que adquirió 85,97 millones de litros por los que desembolsó 24,94 millones de euros.

Desde el sector valoraron estas compras, aunque sean a granel, ya que así se da salida a una parte importante del balance vitivinícola español, aunque no sea precisamente de los vinos con mayor valor añadido como los embotellados y los vinos con denominación de origen.

Respecto al total de las exportaciones en el citado periodo, la FEV destaca que se mantienen unas exportaciones por encima del 10%.

Esta subida se debe, sobre todo, a la buena marcha de los vinos de mesa tanto a granel (+20% en valor hasta 143,5 millones de litros y +11% en volumen hasta 409,9 millones de euros) como envasados (+9% en valor hasta 107,6 millones de euros y +5% en volumen hasta 133,9 millones de litros).

También evolucionan de forma muy positiva los espumosos y cavas (+27% en valor y +22% en volumen) y los aromatizados (+19% en valor y +10% en volumen).

Por su parte, los vinos con denominación de origen mantienen su crecimiento, sobre todo en valor, con un crecimiento del 8% y 511 millones de euros facturados durante los siete primeros meses de 2007, incremento más moderado, del 1,37% en volumen hasta los 204,48 millones de litros.