Con objeto de mejorar las condiciones de la vía pública, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado el proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2011. Los padres de los menores de edad serán responsables solidarios de las sanciones que se realicen a sus propios hijos, cuando estos infrinjan la Ley Antibotellón o cuando estén realizando grafitis o pintadas en la vía pública. Una ley que afectará a los padres que tengan hijos de entre 14 y 18 años.

 

En cuanto a las pintadas, los padres de los menores que cometan la infracción tendrán que pagar tanto la multa como el coste de la reparación de los daños ocasionados en la vía pública. Las multas en la capital podrán ascender hasta 3.000 euros.

Las sanciones respecto al botellón, serán las relacionadas con el ruido en la vía pública con un coste de 300 euros, y por infringir la normativa medioambiental, es decir, por molestar con ruido a los vecinos. Una multa que estará establecida entre los 300 y 600 euros.