Pese a que la ampliación a 27 miembros nutre las filas de países productores, el vino español ve con buenos ojos los dos nuevos mercados, que consumen casi todo lo que producen. En el informe de la Federación Española del Vino (FEV) "Efectos de la próxima ampliación de la UE a Rumania y Bulgaria el 1 de enero de 2007 sobre el sector del vino se señala que, a pesar de que se trate de países productores, esta nueva adhesión no resulta una amenaza.

Con la ampliación a veintisiete, se temía que los nuevos coparan parte del mercado vitivinícola. Pero la producción de Rumania y Bulgaria es pequeña y ambos se perfilan como interesantes mercados para la exportación del vino español.

Al contrario de la primera impresión, el informe puntualiza que el comercio exterior de España con estos dos países, aunque pequeño, es positivo, pese a que sólo suponen el 0,02% de los 1.580 millones de euros que generaron las exportaciones españolas en 2005.

En el caso de los vinos, el informe destaca el espectacular incremento registrado en los últimos 7 años, ya que la compra de ambos países pasó de un valor de 27.000 euros en 1999 a los 377.801 euros en 2005.

Por productos, y aún siendo poco lo que se exporta, la principal partida en 2005 fue la de vinos con denominación de origen (el 38% del valor total de lo exportado), en tanto que en volumen fue el vino de mesa a granel (34% del volumen total), seguido por el vino de mesa envasado, el más vendido en los dos países.

Por otro lado, España importa también muy poco de ambos países, sólo el 0,2% en volumen y el 0,14 en valor, lo que supone unas compras a Bulgaria y Rumania de 74.678 litros por un valor de 175.081 euros en 2005.

La oportunidad para las bodegas españolas es más clara si se mira la producción y el consumo en esos países. En el caso de Rumania, casi todo lo que produce (5,5 millones de hectolitros) va destinado al consumo interno, mientras que Bulgaria elabora 2,2 millones de hectolitros y consume 1,4 millones, el resto lo exporta.

La incorporación de los dos Estados supondrá que la superficie total de viñedo en la UE-27 ascenderá a 3,9 millones de hectáreas, de las que España tiene el 30,3% (1,18 millones de hectáreas), mientras que Rumania y Bulgaria, juntas, suman apenas tienen el 5,1% (200.000 hectáreas) y el 2,6% (100.000 hectáreas) respectivamente.

Respecto a la producción se estima que en la UE ampliada (datos referidos a la campaña 2005/06) ascenderá a 184,5 millones de hectolitros, de los que de 40,5 millones son de España (22%), mientras que los dos nuevos miembros producen el 4,2% (7,7 millones de hectolitros).