El conocido Grupo Vinícola Faustino levanta una bodega diseñada por el prestigioso arquitecto Norman Foster - autor del puente londinense del Milenio y de las bocas del metro de Bilbao - en plena zona de influencia de la comarca burgalesa de Ribera del Duero. La empresa alavesa tiene previsto presentar el próximo jueves en Madrid su proyecto, un edificio denominado Portia y enclavado en la localidad de Gumiel de Hizán.

El grupo invertirá alrededor de 120 millones de euros en la construcción de esta bodega de referencia, encargada a una figura máxima de la arquitectura actual, en consonancia con lo que otras empresas han hecho en la Rioja Alavesa. Es el caso de la Ciudad del Vino de Elciego que Gerhy ha creado para Marqués de Riscal, o la bodega Ysios de Laguardia, diseñada por Calatrava.

Todo, desde las líneas del edificio hasta la elección del nombre guarda su simbología. Portia es una de las veintidós lunas del planeta Urano y con ese apelativo se pretende diferenciar el vino 'astral' que saldrá de la bodega. Portia también es un personaje de 'El mercader de Venecia', del dramaturgo William Shakespeare.

El caldo que saldrá de este edificio estará elaborado a partir de la variedad de uva tempranillo. Sus promotores quieren sacar a la venta un vino de calidad e híbrido entre el gusto de la Rioja Alavesa y la Ribera del Duero. Un producto que, según los expertos, encuentra una gran aceptación en el mercado.

El mayor exportador

El grupo Faustino es el mayor exportador de vinos tintos, entre reserva y gran reserva, del mundo. Coloca sus botellas en 70 países a través de sus distintas localizaciones en la Península. En la Rioja Alavesa comercializa las marcas Marqués de Vitoria, Campillo, Faustino y Bodegas Victorianas. Su Marqués de Laganza sale de su implantación en La Mancha (Quintanar de la Orden, Toledo) y Marqués de Valcarlos surge en la localidad navarra de Los Arcos.