Una cuarentena de empresas del Priorat (entre ellos alojamientos rurales, bodegas, restaurantes, molinos de aceite, empresas de guías y agencias de viajes) han decidido constituir juntos la Asociación Priorato Enoturismo de cara a aunar esfuerzos en la mejora y promoción de la oferta turística de la comarca. Entre otros objetivos, la iniciativa busca aglutinar toda la oferta turística de la comarca bajo la marca Priorat Enoturismo, aprovechando la tendencia creciente de este tipo de turismo y el potencial del Priorat en este terreno.

Esta iniciativa (privada al 100%) llega justamente cuando se cumplen 25 años de la apertura de la primera casa rural que hubo en la comarca y que, de hecho, fue también la primera de la demarcación de Tarragona. Precisamente, la iniciativa de agrupar bajo un único paraguas todos aquellos agentes que, en el Priorat, impulsan el enoturismo y el turismo rural ha partido de los alojamientos rurales, hasta ahora constituidos en la Asociación de Pequeños Hoteles y Casas Rurales del Priorat.

Su idea no es otra que generar complicidades con otros sectores para terminar creando un producto turístico innovador que sea más competitivo, que permita prolongar las estancias y adaptar las estrategias de promoción y comercialización en los nuevos escenarios turísticos, cada vez más cambiantes.

La estrategia de posicionamiento en el mercado de esta nueva entidad privada consistirá en la creación de experiencias enoturísticas innovadoras que ofrezcan una nueva manera de conocer el Priorat, los vinos, la gastronomía y su paisaje. Todo ello pasa por potenciar la venta online a través de un portal propio de referencia, donde sea posible contratar y hacer reservas en alojamientos, restaurantes, actividades, visitas a bodegas, paquetes de fin de semana, catas de vinos y aceites y todo El amplio abanico de la oferta diseñada. Una vez la entidad ya se ha constituido, la idea es tener las primeras ofertas y la plataforma online en marcha en primavera.

Entre las empresas asociadas, una quincena son alojamientos rurales, destacando también la inscripción de una decena de bodegas, entre ellos particulares de todos modos y cooperativas muy representativas de la comarca, como es el caso de Falset, Capçanes, el Masroig o la Vinícola del Priorat.

En estos momentos, la inscripción a la asociación Priorat Enoturismo sigue abierta a todos aquellos agentes de la comarca que trabajan en el enoturismo y quieran sumarse a la iniciativa en un momento en que el turismo rural se plantea los retos de llegar a nuevos mercados y de desestacionalizar la demanda.