El ingeniero industrial Roberto Fernández ha desarrollado una herramienta informática que permite predecir y conocer, en tiempo real, el momento óptimo de la vendimia, el grado de maduración de la uva, el tipo de suelo o la influencia del clima en la viña, entre otros parámetros. Los primeros resultados de este estudio, recientemente concluido, se presentaron ayer en la bodega Viñedos del Contino, situada en la Denominación de Origen Calificada Rioja, donde Roberto Fernández ha desarrollado su tesis doctoral, bajo la dirección de los profesores de la Universidad de La Rioja Javier Martínez de Pisón y Alpha Verónica Pernía. Para la realización del estudio, iniciado en 2009 y concluido en la vendimia de 2011, se instalaron cuatro sensores inalámbricos en dos tipos de suelo de una finca de secano de 62 hectáreas de viñedo de uva tempranillo de esta bodega, perteneciente a la compañía CVNE. Además, se analizaron variables provenientes de cuatro fuentes distintas: una estación meteorológica, los sensores conectados a los nodos de red inalámbrica, los análisis de suelo en los puntos donde se instalaron estos sensores y la evolución de ciertos parámetros obtenidos de los mostos y en los vinos producidos. El trabajo del investigador ha consistido, en este punto, en desarrollar un proceso matemático denominado de 'minería de datos' para predecir cómo y en qué medida el suelo y el clima han influido en el vino elaborado. Para ello, el sensor está conectado a un ordenador, que es donde está ubicada esta herramienta informática que ha permitido conocer, en tiempo real, cómo y en qué medida el suelo y el clima han influido en determinadas características de los mostos cuando llegan a la bodega, detalló el investigador. «Herramienta de futuro» El enólogo de Viñedos El Contino, Jesús de Madrazo, destacó «la gran utilidad» de este sistema, que ha calificado de «herramienta de futuro» para la vitivinicultura. Los primeros resultados obtenidos se han centrado, fundamentalmente, en el análisis de diferentes variables que influyen en los tipos de suelo y su influencia en el desarrollo de la planta, explicó. De cada sensor se ha elaborado una partida de quinientos kilos de uva, sometidos a distintas vinificaciones y los resultados, según de Madrazo, han sido «muy buenos». El enólogo precisó también que la bodega se plantea, en un futuro, introducir este sistema para predecir el estado óptimo de maduración de la uva y determinar el momento de la vendimia, ya que ha recalcó que los primeros resultados han comenzado a obtenerse en la tercera vendimia realizada, la de 2011. También subrayó la importancia de que zonas vitivinícolas como Rioja deben dotarse de estas herramientas ante un mercado global cada vez más competitivo. elcorreo.com